Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
28 MAYOMACROENCUESTA

El PP sacaría 16 puntos al PSOE en unas generales

Los populares se asegurarían la mayoría absoluta con un 43% del voto frente al 27% de los socialistas

El PP (43% de los votos) aplastaría al PSOE (27%) en unas hipotéticas elecciones generales si se celebrasen en este momento, según los resultados del macrosondeo de Demoscopia para EL PAÍS realizado con una muestra de 16.700 encuestados y llevado a cabo entre los días 10 y 15 de este mes. Estos resultados muestran la misma tendencia del sondeo para las elecciones autonómicas, publicado el sábado, y en el que el PP aparecía como ganador en 12 de las 13 comunidades en juego. También confirma las previsiones para las municipales, que se publicaron ayer y que señalaban la victoria de los populares en las grandes ciudades. En esas hipotéticas elecciones generales, IU se consolidaría como tercera fuerza nacional con un 15% del voto, pero lejos de las pretensiones que apunta su líder, Julio Anguita, de encabezar el electorado de izquierda.

Los resultados de la encuesta aseguran un desenlace electoral mucho más favorable al PP que el de las elecciones europeas de junio del año pasado. La diferencia entre PSOE y PP fue entonces de poco más de nueve puntos a favor de los populares. La estimación realizada a partir de esta encuesta arroja una diferencia de 16 puntos.Los cambios previsibles que apunta el macrosondeo de Demoscopia -tanto para las elecciones autonómicas y municipales como también para unas hipotéticas legislativas- venían ya anticipados por los resultados de las elecciones europeas de junio de 1994. La corriente de opinión crítica al PSOE y favorable al PP e IU comenzó a gestarse hace tiempo, prefigurando el resultado de las elecciones del próximo domingo, así como el de unas futuras generales.

En 1989, el PSOE consiguió su última mayoría absoluta -exactamente 176 escaños- con un 40,32% de los votos. El PP se quedó entonces en el 26,33%. Aunque la trasposición de porcentaje global y número de escaños no pueda hacerse directamente, puesto que se eligen por circunscripciones concretas, sí puede afirmarse que el PP tendría la mayoría absoluta con ese porcentaje y que el PSOE sobrepasaría los cien escaños.

Ese dato asegura también que, aun en circunstancias tan desfavorables para los socialistas como las actuales no se produciría un derrumbe a la francesa ni mucho menos una debacle como la que sufrió UCD en nuestro país en 1982.

Izquierda Unida se consolidaría como la tercera gran fuerza de ámbito nacional, con un 15% de los votos, que harían aumentar notablemente sus 17 escaños actuales en el Congreso, pero lejos de las pretensiones de su líder, Julio Anguita, de convertirse en la primera fuerza de la izcuierda.Desconfianza

La ola que lleva al PP con fuerza hacia la victoria deja al descubierto un mar de fondo de desconfianza que el sondeo refleja de forma muy clara.

Lo rotundo de las previsiones no impide que el 50% de los entrevistados aseguren que el PP se limita a criticar la política económica del Gobierno sin presentar alternativas y que sólo un 33% piense que posee un programa diferenciado. Y todo ello mientras el propio sondeo señala que el 67% de los ciudadanos piensa que la situación económica es mala o muy mala.

En la misma dirección y al responder a una pregunta genérica sobre la actuación del PP, el 45% piensa que se limita a criticar al Gobierno y se imponen al 41% que asegura que el PP tiene ideas propias. Esa desconfianza no impide que un 54% de los ciudadanos crea que el resultado de las elecciones autonómicas y municipales del próximo domingo va a ser una indicación fiable de lo que puede pasar en unas futuras elecciones generales. Sólo un 35% dicen que no tienen nada que ver con éstas.

El sondeo ofrece otro dato muy significativo: hay un empate entre los que piensan que debería adelantarse la convocatoria de unas elecciones generales legislativas y quienes entienden que hay que seguir hasta el final de la legislatura.

La solidez de fondo que muestra el PSOE al mantener una perspectiva de voto próxima al 30% en unas futuras generales se corresponde con la valoración de su líder, Felipe González, que encabeza la lista con un 4,9, aunque haya perdido un punto desde diciembre de 1990 cuando alcanzó en un sondeo de Demoscopia el 5,9.

José María Aznar, presidente del PP, había ido cayendo desde aquella fecha hasta situarse en el 3,5 en marzo de este año y ahora repunta con fuerza y se sitúa en un 4,7, con idéntica valoración que Julio Anguita, coordinador general de Izquierda Unida. Xabier Arzalluz, presidente del PNV, es el único dirigente por el que se ha preguntado en el sondeo que queda por debajo del 3 y Francisco Álvarez Cascos, secretario general del PP es el líder al que menos ciudadanos valoran (un 55%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de mayo de 1995