Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
HOMENAJE A LOS TRIUNFADORES DE PARÍS

La miseria de Seaman

David Seaman ha sido el protagonista de la historia del Arsenal en la Recopa. El portero internacional fue portada de los diarios sensacionalistas ingleses para explicar las gestas de los cañoneros ante el Auxerre francés y también frente al Sampdoria cuando en los penaltis acabó con el sueño italiano de tener tres finalistas en las tres competiciones continentales. El héroe, sin embargo, se convirtió en villano en la final y pasará a la historia como el portero que encajó un gol desde 40 metros en el último minuto de la prorroga."Es increíble cómo cambian las cosas tan rápidamente en este deporte, especialmente para los porteros", manifestó ayer el guardameta del Arsenal. "No sabía cuánto tiempo quedaba para el final del encuentro", relata cuando se le pregunta por la jugada, "y me adelante para ocupar una posición de libre, pensando en poder impulsar el ataque cuando hubiéramos recuperado el control del balón". "En el momento en que Nayim golpeó el balón", prosigue, "me di cuenta que mi portería estaba en peligro, aunque inicialmente no sabía cuántos metros había entre la portería y yo. Desconozco qué pensaba Nayirri en aquel momento, pero sólo puedo felicitarle por haber intentando aquel ensayo, mientras que a mí no me- queda otro remedio que intentar cruzar ese puente que ahora se levanta sobre mí".

"Un tanto así hace daño", acaba Seaman. "Tengo la seguridad de que este gol me atormentará casi tanto como los que encajé en las semifinales de la Copa de Inglaterra en el año 1991 contra el Tottenham. Entonces hubiera podido parar los remates de Paul Gascoigne y Gary Lineker, y marcaron. Pero el tanto del Parque de los Príncipes será peor, ya que no había perdido nunca una final"

Los compañeros del portero han intentado consolarle sin éxito. El más explícito ha sido el capitán, Tony Adams: "Espero estar jugando a su lado en los próximos cinco años". Ninguno de ellos quiere que se sienta culpable de la derrota.

Seaman, al que la prensa inglesa relacionó en un futuro próximo con el Barça, tiene prisa ahora por renovar su contrato con el Arsenal, aunque desea un aumento de sueldo. El portero exige a su club una mensualidad de 6,5 millones de pesetas en lugar de los cinco millones que cobra en la actualidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de mayo de 1995