El Senado de Estados Unidos aprueba un recorte de los gastos públicos en 16.000 millones de dólares

El Senado de Estados Unidos aprobó por unanimidad el jueves por la noche un capítulo de recorte de gastos públicos de 16.000 millones de dólares (unos dos billones de pesetas), después de un debate en el que republicanos y demócratas consiguieron un clima de colaboración que había brillado por su ausencia en la Cámara de Representantes el. miércoles en la discusión sobre la reducción de impuestos. La votación, 99 a favor y una abstención, coronó semanas de discusión sobre dolorosos recortes en ayudas para alimentación infantil, guardería, vivienda pública y formación profesional. La ley tendrá que conciliarse en la Cámara de Representantes.La decisión supone la primera medida real aprobada por los republicanos del Senado para disminuir el déficit. "Esta medida es un anticipo importante en el camino de la. reducción del déficif", en opinión de Bob Dole, líder de la mayoría republicana en el Senado. Tom Daschle, jefe de la minoría demócrata, aseguró que el resultado final era compatible con las preocupaciones de su partido por el borrador de la ley. Los recortes supondrán este año una disminución de 9.000 millones de dólares en el déficit y contribuirán a dotar capítulos de ayudas extraordinarias por catástrofes naturales a California y otros Estados.Una de las condiciones de los demócratas para respaldar la ley fue la aprobación de una enmienda que corregía y anulaba la eliminación de diversos programas para ayudar a los estudiantes a pagarse la universidad -una condición de Clinton para no vetar la ley- y otros relacionados con la lucha antidrogas en las escuelas y la modernización de viviendas sociales. A cambio, los demócratas aceptaron adelgazar capítulos destinados a construcción de nuevas viviendas sociales, mejora de aeropuertos y gastos burocráticos y congelar la discutida subvención a la radiotelevisión pública.

El problema que se planteará en mayo, cuando se reanuden las sesiones en el Capitolio, será el de conciliar los 16.000 millones de dólares de recortes aprobado en el Senado con los 17.000 que había aprobado la Cámara de Representantes. La diferencia se traduce en ajustes más radicales en vivienda pública y calefacción para los que no pueden pagarla y en la liquidación de diversos programas de ayuda a los pobres. El hecho de que la ley haya sido aprobada por unanimidad en el Senado -más moderado que la Cámara a la hora de desmantelar la cobertura social- reforzará la postura de los demócratas.

Las previsiones indican que los debates más duros llegarán cuando los congresistas vuelvan a revisar el gasto público para tratar de equilibrar el presupuesto, teniendo en cuenta la previsible disminución de ingresos del Tesoro por reducciones fiscales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 07 de abril de 1995.

Lo más visto en...

Top 50