El gobierno municipal del PP despide el mandato ofreciendo dos polideportivos a la iniciativa privada

El equipo de José María Álvarez del Manzano despide su mandato de cuatro años engordando la bolsa de privatizaciones -"gestión concertada" según la denomi nación que emplea el PP- con un viejo polideportivo, que le cedió la Comunidad de Madrid en 1987, el gimnasio Moscardó, y un recinto cubierto de nueva construcción que se levantará junto al actual poli deportivo Pradillo. La oposición -IU y PSOE- rechaza ambos proyectos. Los dos equipamientos se unen a otros siete de titularidad municipal que gestionan empresas privadas y federaciones deportivas.

Más información

La comisión de Urbanismo aprobó ayer el concurso para construir y explotar un recinto cubierto compuesto por dos piscinas climatizadas (un vaso de 25 metros de largo por 12 de ancho y otro más pequeño de 12,5 por 6), algunas pistas de pádel o badminton y un espacio comercial -cafetería y tienda de deportes- sobre una parcela de 4.370 metros cuadrados. Junto a este nuevo recinto se cultivará un parque de similar extensión con una pista de voleibol y una zona de juegos infantiles, que deberá costear el promotor privado que gane el concurso. Todo ello, anexo al actual polideportivo (que cuenta con tres pistas de tenis, una sala de musculación, sauna y gimnasio), que mantendrá la gestión pública.El presidente del distrito de Chamartín, Miguel Cantos, agradeció ayer la aprobación de este viejo proyecto: "El barrio consigue las piscinas y las zonas verdes que necesita, además de una escultura de motivo deportivo. Los promotores deberán fijar precios y horarios municipales, y nos regalarán 12 días al año para las actividades que programe el Ayuntamiento". La nueva instalación deportiva privada competirá con el muy próximo club privado Abasota, en cuyas pistas juegan sus habituales partidos de pádel José María Aznar y Pedro J. Ramírez, director de El Mundo.

El concurso aprobado ayer consolida la política de equipamientos deportivos del PP, consistente en no gastar dinero público en su construcción. Esta sistema se aplicó en el concurso para construir un polideportivo en el antiguo cuartel de Daoiz y Velarde (Retiro).

El Gobierno municipal también quiere buscar dinero ajeno a las arcas públicas para devolver la vida al gimnasio Moscardó, el único polideportivo público del distrito de Salamanca, abandonado a su suerte desde hace algunos años. La junta rectora del Instituto Municipal de Deportes ha tratado la privatización del gimnasio Moscardó sin alcanzar ningún acuerdo. Ramón Herrero, edil socialista, denunció ayer los chapuceros métodos privatizadores del PP: "Tuvieron que retirar el pliego de condiciones ante las numerosas irregularidades que incluía. Entre ellas, planteaban una cesión por más años de los que son posibles, pues el Ayuntamiento tan sólo tiene la propiedad hasta el 20l7".

Equipo de gimnasia rítmica

El gimnasio Moscardé, que utiliza exclusivamente la Federación de Gimnasia Rítmica y Artística, fue cedido por la Comunidad de Madrid al Ayuntamiento en 1987 por 30 años y ocupa 6.964 metros cuadrados, con dos piscinas cubiertas, cuatro gimnasios, una sala de ballet, una sala de judo y dos pistas polideportivas.

José Gabriel Astudillo, concejal de Deportes del PP, declaró ayer a Europa Press que el polideportivo quedará "para uso y disfrute de los vecinos" del distrito. Los planes del edil consisten en ceder la explotación a los privados, que deberán encargarse de los arreglos necesarios. El socialista Ramón Herrero asegura que el abandonado espacio deportivo tan sólo requiere una inversión de 200 millones para su reforma completa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 27 de marzo de 1995.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50