Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialdemócratas de Finlandia vuelven al poder tras cuatro años de oposición

La oposición socialdemócrata obtuvo una contundente victoria en las elecciones generales celebradas ayer en Finlandia, derrotando a la coalición de centristas y conservadores. Con el total de votos escrutado, el partido de Paavo Lipponen logró un respaldo del 28,3%, seis puntos por encima de los comicios de 1991, contra un 19,9% del Partido del Centro, su más próximo rival, encabezado por el primer ministro, Esko Aho, que, a pesar de perder el 5% del electorado, se mantiene como la segunda fuerza del país.

De esta forma el Partido Socialdemócrata (PSD) volverá al poder donde estuvo ininterrumpidamente durante 25 años hasta su derrota en los comicios de 1991. Sin embargo, necesitará el apoyo de otras fuerzas políticas, a pesar de que contará con 63 de los cien diputados del Parlamento unicameral. Con esta victoria en Finlandia los países nórdicos europeos estarán gobernados por la socialdemocracia.Lipponen admitió anoche tras conocer los resultados que las futuras negociaciones para formar gobierno pueden ser difíciles, pero también dio a entender que una triple coalición con el Partido del Centro y el Partido Conservador es aún posible.. "Hemos dicho durante nuestra campana que mantendremos una actitud abierta. Los problemas del país son tan serios que son problemas de todos".

Todos los partidos reconocen la necesidad de un trabajo conjunto para aliviar los dos principales problemas por los que atraviesa el país: el desempleo, que llega a un 19%, siendo el segundo después de España en el concierto europeo, y una alarmante deuda pública que ya llega a un 70% del Producto Interior Bruto.

El primer ministro Aho también reconoció la necesidad de una amplia coalición, pero lo hizo en términos más ambiguos. Su partido centrista tiene profundas raíces agrarias y con los socialdemócratas hay intereses antagónicos con respecto A las políticas agrarias.

Lipponen criticó duramente el Gobierno saliente y prometió una política de corte más socialista. Dijo que el Estado debería ser más responsable frente a las políticas de privatización y subvenciones. También el Partido Conservador o Kokoomus, miembro de la coalición de Gobierno saliente, vio reducido su electorado a un 17,9%, casi un punto y medio menos que en 1991. Sin embargo, el resultado es considerado como una victoria personal de su joven líder, Sauli Niinisto, quien se mantuvo al margen de la campaña electoral por tres semanas por motivo de la muerte de su esposa en un accidente automovilístico.

Gobierno de izquierdas

La Alianza de Izquierdas, que agrupa a antiguos comunistas y a progresistas, en general, aumentó de un 10,1% a 11,2%. Su líder, Claes Andersson, no escondió su satisfacción cuando ofreció su partido como partícipe para el futuro Ejecutivo. "Debemos tener un Gobierno mayoritariamente de izquierdas, que pueda cambiar la orientación de las políticas económicas del país y así enfrentar el desempleo con éxito", dijo Andersson.

Consultado por este periódico si consideraba ahora posible una coalición de los cuatro principales partidos, Andersson respondió que "el parlamentarismo necesita oposición. Podemos aprobar políticas generales en común, pero la oposición no debe desaparecer de la vida parlamentaria".

Lipponen no escondió su satisfacción al decir que este es el mejor resultado de su partido después de la II Guerra Mundial. "Dimos una imagen realista, hablamos de reducir la deuda pública y de llevar adelante políticas realistas, la gente confió en nosotros". Durante su campaña, Lipponen habló de importantes reducciones del gasto, pero destiló optimismo al prometer la creación de 300.000 nuevos empleos en los próximos cuatro años .

Todo parece indicar que a pesar dé la cercanía de los programas electorales, las negociaciones para la formación de Gobierno no serán fáciles. Consultado por EL PAÍS, Lipponen aseguró que Finlandia tendrá nuevo Ejecutivo en abril.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de marzo de 1995

Más información

  • Se perfila un Gobierno de coalición