Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Cada uno, en su papel

Valencia. Muy tranquilo comenzó. El gol madridista le despertó y se concentró más en defensa. Juntó mucho más sus líneas y cerró todos los espacios posibles. Esperó atrás al Real Madrid, buscando siempre el contragolpe. No le interesó arriesgar. El ejemplo más claro fue Giner, que no controló ningún balón, y según le llegaba lo despejaba. No permitió que su rival dispusiera de ocasiones. Tan sólo dejó que controlara más tiempo el esférico. En un contraataque sentenció la eliminatoria. Después aprovechó la desesperación madridista y consiguió ganar el encuentro.

Real Madrid. Con tensión inició el partido el Real Madrid. El gol les hizo ser menos ambiciosos en cuanto a intentar solucionar la eliminatoria rápidamente. Con mucho tiempo por delante empezó a mover el balón. Controló la posesión del mismo, pero no consiguió inquietar al Valencia. No arriesgó y abusó del pase hacia atrás. Pocas veces sus jugadores intentaron el uno contra uno. No consiguió cambiar el ritmo de un partido que no se estaba desarrollando como a él le convenía. En contadas ocasiones puso a prueba a Zubizarreta. Fue el único equipo que se desgastó en el campo, mientras su rival guardaba fuerzas para el final.

Más información
El Real Madrid cae de pie

El árbitro. Muy difícil se lo puso a los dos equipos para poder encontrar el ritmo del partido. Cortó el juego continuamente. No tomó ninguna decisión complicada. No ayudé a ninguno.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS