NECROLÓGICAS

James William Fulbright ex senador estadounidense

James William Fulbright, el norteamericano que abrió las puertas de EE UU a decenas de miles de estudiosos de todo el mundo y facilitó la salida al exterior a otros tantos compatriotas, murió ayer de un derrame cerebral en Washington a los 89 años de edad. FuIbright, impulsor del program de becas e intercambios que lleva su nombre, fue en los años sesenta el crítico más fe roz de la guerra de Vietnam y del papel de EE UU en la escena internacional.James William Fulbright, nacido en 1905 en Misuri, pero criado en Arkansas, estuvo más de 30 años en el Capitolio, como congresista y como senador. En 1946 impulsó la creación de un programa internacional de intercambio de estudiantes y profesionales, que se mantiene en la actualidad. Más de 100.000 extranjeros han vivido en EE UU gracias a las becas Fulbright, que han servido también para que 65.000 norteamericanos hayan salido a otros países. Uno de ellos es el presidente Clinton, que en 1993 impuso a J. William Fulbright la Medalla Presidencial de la Libertad, la condecoración civil más importante que otorga la Casa Blanca.

En la escena política norteamericana, Pulbright provocó una revolución en 1966 con su libro La arrogancia del poder, en el que se decía: "Gradualmente, pero de forma inequívoca, Norteamérica está mostrando señales de la misma arrogancia de poder que ha arruinado, debilitado y en muchos casos destruido a grandes naciones en el pasado". Para Fulbright, en aquel momento presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, el ejemplo más claro de esta arrogancia era la guerra de Vietnam y la política exterior norteamericana: "La mayor amenaza para la paz y la tranquilidad doméstica no está en Hanol, Moscú o Pekín, sino en nuestras universidades y en los guetos y ciudades de este país".

Fulbright consiguió irritar, de Joven, al presidente, Truman, que le llamó "intelectualoide"; peleó después contra el senador McCarthy, que dirigió la caza de brujas contra izquierdistas y liberales en los años cincuenta, y arremetió más tarde contra los presidentes Johnson y Nixon.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS