Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI concede a México la línea de crédito más grande de su historia a cambio de un fuerte ajuste

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha aprobado el paquete de financiación más importante que ha concedido en toda su historia, 17.800 millones de dólares (2,3 billones de pesetas), que irá destinado a superar la falta de liquidez de México y evitar que la crisis del peso se propague al resto de los mercados emergentes. A cambio, el FMI le impondrá un estricto plan de ajuste. Este crédito se suma a los 20.000 millones de dólares de EE UU y los 10.000 millones que aportarán los países más ricos a través del Banco lnternacional de Pagos (BIP) más 3.000 millones de la banca comercial. El banco central de México reveló ayer que sus reservas han caído a 3.480 millones de dólares.

El FMI, cuya práctica ausencia en las crisis financieras internacionales ha sido criticada duramente en los últimos años, ha intentado recuperar parte de su protagonismo con la concesión de una cuantiosa línea de crédito a México. Gracias a la iniciativa de EE UU, el miembro más importante de esta institución, el Fondo ha decidido poner inmediatamente a disposición de México 7.800 millones de dólares -sustraídos de los recursos del FMI- y otros 10.000 millones, que actuarán como aval y que debe recaudar entre los socios más ricos, para que pueda utilizarlos en los próximos 18 meses.El FMI, cuyos recursos as cienden a 37.000 millones de dólares, se compromete a aportar el dinero necesario en el caso en el que la aportación de los países más industrializados no llegue a tiempo. El crédito se devolverá en el plazo de tres a cinco años con un interés variable que en la actualidad ronda el 6%. A cambio de la aportación, el Fondo, al igual que lo hizo durante la crisis de la deuda latinoamericana en 1982, pide al Gobierno de Ernesto Zedillo que aplique un austero plan de ajuste al que someterá a una estrecha vigilancia. El FMI exige una estricta política monetaria, con tipos de interés altos, para contener la inflación y fuertes recortes en el gasto público.

Primera crisis del siglo XXI

Michel Canidessus, director general del FMI, aseguró ayer que de no mediar EE UU, el Fondo y el resto de la comunidad financiera internacional, la crisis mexicana habría supuesto "una verdadera catástrofe mundial", informa France Press. Camdessus dijo que no se puede descartar que el problema mexicano se reproduzca en otros países. "Es la primera gran crisis del siglo XXI".ç

El auxilio del FMI es uno de los pilares del paquete de hasta 51.000 millones de dólares que la comunidad internacional ha puesto a disposición de México. Junto con la ayuda de 20.000 millones de dólares de EE UU (la aportación original era de 9.000 millones y posteriormente se elevó a 40.000) y el crédito que concederán otros países ricos a través del Banco Internacional de Pagos (hasta 10.000 millones), se espera que México pueda hacer frente a sus problemas de liquidez, provocados por una demanda excesiva de importaciones y un fortísimo endeudamiento en el corto plazo. La crisis de liquidez ha situado al país al borde de la insolvencia y provocado una huida masiva del capital de los mercados emergentes de. Latinoamérica y Asia.

Las reservas del banco central mexicano, de hecho, han caído hasta los 3.480 millones de dólares en el último mes (el Banco de España cuenta con más de 40.000 millones de dólares). Una cifra insignificante si se tiene en cuenta que el país ha de hacer frente al pago del vencimiento de deuda por valor de 30.000 millones de dólares en lo que queda de año. Altos cargos de la Administración estadounidense justifican la iniciativa de Clinton en que México estaba al borde de la quiebra.

El peso se ha recuperado un 13% frente al dólar desde el lunes, pero la moneda miexicana está todavía devaluada un 40% con respecto a su valor antes de la crisis. Ayer, el peso cerró a 5,48 unidades por dólar, frente a las 5,40 del día anterior, según datos del Banco de México. La Bolsa, por su parte, cedió un 2,7%. Lacey Gallagher, de la agencia de calificación de riesgo Standard & Poor's cree que la ayuda "claramente estabiliza la. situación". Opina que la mayor incertidumbre en el medio plazo es el coste político que debe asumir el Gobierno de Zedillo al aplicar el plan de ajuste. S&P confirmó la calificación A-1 para la deuda a corto plazo en pesos y redujo un grado, de BB+ a BB, la deuda externa a largo plazo en divisas y de A+ a A, la deuda a largo plazo en pesos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de febrero de 1995

Más información

  • Las reservas del banco central mexicano se han reducido a 3.480 millones de dólares