Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arzalluz pide "una prueba democrática" para los jueces y da crédito a Sancristóbal

El vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra, ofreció ayer al presidente del PNV, Xavier Arzalluz, conversaciones para ampliar el apoyo nacionalista al programa electoral del PSOE de junio de 1991 Arzalluz expresó su respaldo a la continuidad del Gobierno y se opuso al adelanto electoral e incluso a la presentación de la cuestión de 50nilanza. A la salida de la reunión, el líder vasco manifestó que "los jueces deben pasar por una prueba democrática" y dio crédito a las acusaciones del ex director general d£ Seguridad Julián Sancristóbal de que hay una conspiración para derribar a González.

El presidente del PNV conversó ayer durante seis horas con dos de los miembros más significativos del Gobierno, el vicepresidente Serra y el ministro de Exteriores, Javier Solana, con los que departió por igual espacio de tiempo. Las conversaciones fueron un repaso a la crisis política, -que Arzalluz no quiso calificar como tal sino como "psicosis de crisis". El líder vasco atribuyó esta situación al "Madrid conspirativo" y equiparó las recientes fluctuaciones de la Bolsa con los movimientos que se producen en el frontón de Gernika.Arzalluz ofreció su total respaldo a la continuidad del Gobierno. Se opuso a la pretensión de la oposición de que González adelante las elecciones e incluso a que plantee la cuestión de confianza. "No he visto que el Gobierno haya perdido una sola votación. El Gobierno no debe dejarse llevar por movimientos de opinión ajenos".

Arzalluz comparte la tesis de la recuperación económica que maneja el Ejecutivo: "No veo las cosas trágicas. La economía va saliendo de la crisis y yo creo que habrá creación de empleo". El presidente del PNV también compartió la tesis del Gobierno y el PSOE de que en España existe una operación. de acoso y derribo de Felipe González. "Yo viví el apuñalamiento de Suárez. El PNV fue el único que le hizo un homenaje. El PSOE llegó a poner entonces en peligro la democracia en su afán (le derribarle. No estoy dispuesto a que suceda lo mismo", dijo.

Arzalluz, en esta misma dirección, dio verosimilitud a las acusaciones del ex director de Seguridad del Estado, Julián Sancristóbal, de la existencia de una conspiración para derribar a González en la que participa el juez Garzón. "Las declaraciones de Sancristóbal son un ataque en toda regla.

¿Quién puede decir que es inverosímil? Ha dicho cosas muy fuertes. Si son verdad y lo puede demostrar, lo que hemos visto hasta ahora puede quedar chiquito".

El líder del PNV se mostró escéptico con la clarificación del caso GAL. "En esta vida muchas cosas quedan en la oscuridad. Garzón se empeña en aclarar el tema, pero tengo serias dudas de que se aclare todo al cien por cien.. No quiero que los que salgan del poder utilicen las mismas armas posteriormente".

El presidente del PNY denunció también 1a.impunidad de medios de comunicación y jueces". "La justicia tiene que pasar su prueba democrática. La justicia no está estructurada. Hay disparidades tremendas (en las sentencias). El juez no se limita a equilibrar la balanza entre la justicia y los hechos. Asume funciones de cambio social como en Italia. ¿Ante quiénes responden? En esta movida se pierden de vista reglas elementales del juego democrático", señaló.

Arzalluz también se dirigió al líder de la oposición, el presidente del PP, José María Aznar, con el que hoy se reúne en Madrid. El líder del PNV dijo que Aznar debe "meditar una forma de establecer arreglos porque por el camino que va no va a tener un Gobierno fácil". Su advertencia fue unida a un reconocimiento de la existencia de una alternativa política en España, a la que pidió moderación: "Este país necesita moderación. La naturaleza de las cosas es la alternativa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de enero de 1995

Más información

  • El Gobierno ofrece al PNV que amplíe su apoyo