Tribuna:FÚTBOL PRIMERA DIVISIÓNEL QUIRÓFANO
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El conocimiento del contrario

Ataque. El Zaragoza con tres delanteros. También se le sumaron jugadores del centro del campo. Llegó con tranquilidad hasta el área rival, pero allí se le complicaba la finalización de la jugada. En pocas ocasiones consiguieron salvar a la defensa. El Sevilla jugó con dos delanteros, Suker y Dumitrescu. El rumano estuvo más estático y dedicó su esfuerzo a intentar terminar las ocasiones. El croata, con más movilidad, inició siempre desde la línea media.Defensa. Los sevillanos acumularon muchos jugadores en defensa. No hicieron un marcaje individual. En ocasiones, no estuvieron atentos a los relevos y dejaron jugadores libres en situaciones, peligrosas. Sus defensas no participaban en el juego de ataque. Los maños, con tan sólo cuatro hombres en defensa.

Más información
Suker marca toda la diferencia

Soler-Nayim. Su camiseta llevaba el dorsal 3. Su juego demostraba que tenía que llevar más de un número. Arrancó esde atrás. Todas las jugadas llevaban peligro. Desbordó cuando quiso. Nadie era capaz de detenerle. Las jugadaS de los dos goles las inició él. Quizá el entrenador del Zaragoza le facilitó la labor. Planteó una situación que no beneficiaba al equipo aragonés. Hizo un flaco favor a su jugador Nayim. A éste le situó en una demarcación para la que no está preparado, pues es un jugador con unas características diferentes a las que se necesitan para ser lateral derecho.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS