La ruta de los elefantes

Los jóvenes un parque de Majadahonda para emborracharse los fines de semana

La llaman la ruta de los elefantes "porque todos van trompa".Así denominó un vecino de Majadahonda (37.000 habitantes) en un pleno municipal al itinerario por bares y jardines que siguen muchos jóvenes de la localidad durante los fines de semana. Esta ruta es motivo de quejas por parte de los vecinos afectados por los ruidos y la basura que la acompañan. Sus protestas han lleva do al alcalde a la promesa de vallar el parque.

El porcentaje de adolescentes locales que son consumidores ocasionales de bebidas alcohólicas es de un 93%, frente al 71% de la Comunidad, se gún Antonio Espino, jefe del Centro de Salud Mental de Majadahonda.

Es viernes por la noche en el parque Cerro del Aire de la localidad. El aire es frío y la humedad empapa la hierba. Multitud de jóvenes, chicos y chicas de entre 14 y 18 años, se agrupan en tomo a fogatas y se pasan cubatas de dos litros de mano en mano.

El parque Cerro del Aire, o del Frontón, como también se le conoce, es el punto de partida de la ruta de los elefantes. Los adolescentes peregrinan a -un hipermercado próximo al descampado para comprar bebidas, normalmente whisky, ron y Coca-Cola. Con las botellas de dos litros de refrescos fabrican el envase donde elaboran sus mezclas. Primero recortan la parte superior del envase y, los más ingeniosos, fuden con un mechero el borde cortante de la botella para no dañarse los labios al beber.

Para el flaco bolsillo de los adolescentes, el método de comprar las bebidas en los grandes establecimientos resulta muy económico. Reúnen un fondo común y así se aseguran una borrachera barata.

La edad media de iniciación al consumo de bebidas alcohólicas, en Majadahonda es de 12 años, según un estudio efectuado en los colegios e institutos de la localidad. En la Comunidad, esta media es de 14 años. Antonio Espino asegura que los jóvenes majariegos prefieren los combinados de bebidas alcohólicas al consumo de cerveza, predominante en los jóvenes madrileños con menor nivel económico.

El nuevo tipo de consumidor de bebidas alcohólicas , en el que entran los jóvenes que beben sólo los fines de semana, tiene, frente al bebedor habitual, un mayor riesgo de de tendencia, así como un proceso de adicción más rápido, sean el Centro de Salud Mental de Majadahonda.

Los combinados de alcohol en el parque del Frontón los conjugan algunos jóvenes con algún que otro canuto de hachís, sobre todo los que rondan los 18 años.

Un problema derivado de las noches de fiesta en el Cerro del Aire es el de la suciedad. "Tras la borrachera, los jóvenes se olvidan de tirar los cascos de botellas en los contenedores y lo dejan todo desperdigado por el suelo. Al día, siguiente por la mañana esto parece un basurero" afirma un residente. Por ello, los vecinos de la zona se han organizado para pedir al alcalde una solución. "Nos ha asegurado que va a, cercar el parque para cerrarlo por las noches" dice uno de ellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 05 de enero de 1995.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete