Francia privatiza el monopolio de tabacos SEITA

"Dieu est un fumeur de Gitanes" cantaba Serge Gainsbourg y Jeán Paul Sartre o Edith Piaf imitaban a ese Dios devorador del humo de los míticos paquetes azulados.Todos ellos- Gainsbourg, Piaf, Sartre y Dios- hacían publicidad, sin querer, de las labores de la SEITA, la empresa tabacalera francesa, un monopolio público que, antes de las elecciones presidenciales de mayo de 1995, pasará a manos privadas.Los Gitanes y los Gauloises -cigarros negros y rubios-, junto con otras marcas menos conocidas, aportan al Estado una gran Cantidad de ingresos. Su cifra de negocios, en el año 1994, superará los 15.000 millones de francos (370.000 millones de pesetas) y la empresa continúa aportando al mercado francés del tabaco entre el 45% y el 50% del total consumido. El precio de venta de la SEITA se calcula que deberá situarse entre los 5.000 y los 6.000 millones de francos. (entre 123.500 y 141200 millones de pesetas). El Estado ha preparado a gran Velocidad el dossier y sólo quedan Por resolver los flecos referidos a las jubilaciones de los asalariados contratados antes de 1980. En la actualidad trabajan en la SlITA 5.200 personas.

El Estado conservará un 10% del capital y un 33% del mismo quedará en manos de grandes bancos que excluyen los inversores extranjeros. Se trata pues de una privatización controlada, como casi todas las que viene realizando el Estado francés y que son denunciadas por la oposición socialista, que critica al Gobierno de Edouard Balladur por "estar vendiendo la cubertería familiar para poder llegar a fin de mes".

Los Gauloises negros siguen siendo los cigarrillos más vendidos en Francia, ya que la marca copa el 21% del mercado. A continuación encontramos Marlboro con el 17%, los Gitanes, también negros con el 8,45% y los Gauloises rubios, que preceden a una, larga lista de marcas de importación con el 8,15%. La privatización no supone pues ningún peligro inmediato ni para la supervivencia de la SEITA ni para los puestos de trabajo, pero si puede significar un golpe muy duro para los cultivadores de tabaco francés que cada año producían 26.000 toneladas que eran íntegramente Compradas por la tabacalera nacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 05 de enero de 1995.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50