Retablo del son cubano en la Casa de América

Los salones de la Casa de América acogen estos días una exposición del fotógrafo Tomás Casademunt (Barcelona, 1967) sobre Soneros cubanos. Se trata de 21 retratos de otros tantos intérpretes y compositores del son, entre los que se encuentran algunos que han visitado España recientemente, como El Guayabero, Omara Portuondo, Celeste Mendoza o Celia Cruz.La muestra se presentó por, primera vez en Lebrija (Sevilla) durante los Encuentros del Son Cubano y el Flamenco, organizados por la Fundación Luis Cernuda.

La exposición es un magnífico retablo barroco en blanco y negro, pero rezumando colorido. Todas las fotografías fueron hechas en el domicilio de cada músico, excepto la de Celia Cruz, que se realizó en el camerino del Blue Note, club de jazz de Nueva York.

Casademunt ha Invertido año y medio en este trabajo. Para conseguir su propósito, el fotógrafo llevó a cabo una exhaustiva persecución de los artistas-, viajó a La Habana, Santiago de Cuba, Nueva York, Miami, Suecia y Alicante (donde reside el compositor y guitarrista Marcelino Guerra). Con alguno de ellos hubo de emplear todo tipo de argumentos, "hasta que se acababa el ron o la paciencia". El personaje más sorprendente para el retratista fue Celeste Mendoza, cantante extraordinaria, hembra un tanto desbaratada y santera que se cree la reencarnación de Beny Moré, al que "siente en sus carnes". Todos los días le hace ofrendas de puros y ron. El más asilvestrado resultó ser el director de orquesta Elio Revé. Y el más dulce, Niño Rivera, tresero y compositor.

Por misteriosas razones, la sala de exposiciones estaba escoltada por un bedel hierático que impedía el paso sin dar ningún tipo de explicaciones. Los. asistentes. hubieron de dar la vuelta al edificio y colarse por la salida de emergencia.

Tomás Casademunt ha realizado varios trabajos monotemáticos, entre los que destacan las exposiciones sobre. el Primer Festival de Jazz de Barcelona y sobre la imaginería de Olot.

La exposición Soneros cubanos permanece abierta en la Casa de América hasta el día 4 de diciembre. De martes a sábado de 11 a 15 y de 16 a 19. Domingos de 11 a 14. Gratis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 01 de diciembre de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50