Entrevista:

La OTAN no ha fracasado en Bosnia"

Pocas horas antes del inicio de la cumbre francoalemana en Bonn, en vísperas de la reunión de otoño de la OTAN y a una semana de la reunión del Consejo Europeo en Essen, Kinkel recibió en su despacho de Bonn a los corresponsales de EL PAÍS, The Independent, Le Monde, y La Repubblica. El texto de la entrevista ha sido revisado y autorizado por KinkeI.

Pregunta. La situación en Bihac empeora día a día. Entretanto, Wolfgang Schäuble, presidente del Grupo Parlamentario de la CDU / CSU, ha hablado de un posible levantamiento del embargo de armas contra el Gobierno bosnio. Si Alemania apoya el levantamiento del embargo, habrá una gran disputa en el seno de la Unión Europea, como ya ocurre entre Europa y Estados Unidos. ¿Es ésta la nueva orientación de la política alemana?

Respuesta. Por razones ético-morales, el canciller Kohl y yo siempre hemos estado muy cerca de la postura americana. Tampoco existe ningún problema entre la CDU / CSU y mi persona. Pero también es seguro que Alemania no se descolgará del convoy europeo respecto al embargo de armas. Nosotros no tenemos soldados en territorio bosnio. Tenemos motivos más que suficientes para estar agradecidos a aquellos que tienen soldados allí y, por tanto, es nuestro deber protegerlos; es decir, debemos ser reservados en la cuestión de un posible levantamiento del embargo de armas. Siempre hemos pensado, al igual que nuestros socios y amigos europeos, que no se debe excluir el levantamiento del embargo como último recurso. Éste es también el sentido de las declaraciones finales de, las reuniones del Grupo de Contacto en Ginebra.

P. ¿Comparte usted la opinión del ministro de Defensa estadounidense, William Perry, de que los serbios ya han ganado la guerra?

R. No debe ser así. La agresión no debe ser rentable. Tenemos que seguir haciendo todo lo posible para impedirlo. Rechazo rotundamente la recriminación de que la OTAN ha fracasado en esta guerra. La OTAN sólo puede actuar a instancias de la ONU. Hubiera estado, dispuesta a una intervención masiva. La OTAN sólo puede tener la fuerza que quieran y permitan sus miembros -y la que permita y desee la ONU-. Sobre la ONU, por su parte, recae una responsa bilidad muy especial en la ex Yugoslavia respecto a los soldados de Unprofor, efectivos ligera menta armados y procedentes de muchos países. Ello también la obliga a actuar con prudencia. Nadie está dispuesto a desplegar tropas de combate terrestres. Es pecialmente nosotros, los alemanes, lo entendemos perfectamente. En cuanto a la intensificación de los ataques aéreos, lógicamente hay diferencias en este tema.

P. ¿Más bien entre Alemania y sus socios de la Unión Europea que entre Alemania y EE UU?

R. Entre EE UU y, sobre todo, aquellos socios europeos que tienen tropas sobre el terreno, y es comprensible. También en esta cuestión los alemanes mantenemos una actitud reservada. Si tuviéramos en la zona tantos soldados como los franceses y los británicos, lógicamente la apreciación sería distinta.

P. En el denominado Documento sobre el núcleo europeo el señor Schäuble y Karl Lamers, el portavoz de política exterior del grupo parlamentario, se refirieron a cinco países que harían avanzar la estrecha cooperación europea -si fuera necesario, sin esperar a los demás- Usted se, distanció de este documento de la CDU / CSU en su momento. Pero algunos dirían que sólo refleja la Europa real.

R. Cuando hablamos de Europa pensamos en la Europa de los Doce, esperemos que a partir del 1 de enero de 1995 los 15, y también de la opción de incorporación para los países de Europa central y oriental, si se cumplen las condiciones necesarias. Yo deseo una Europa lo más integrada posible, en la que todos los países tienen que conservar sus peculiaridades nacionales y regionales porque así lo desean los ciudadanos, pero en la que lo que se pueda y deba hacer en común se haga por el bien de las personas que la integren.

P. ¿Cuál es su visión de la reforma institucional de la UE en 1996? Siendo realista, ¿se podrán alcanzar grandes objetivos?

R. Para algunos países, la cuestión de la profundización predomina frente a la ampliación. Otros ponen el acento en la ampliación. Los alemanes pensamos que ambos elementos son de igual importancia. Por cierto, en el proceso europeo se han dado muchas veces situaciones en las que se podía tener una impresión de estancamiento. Pero, aun así, se avanzó. El núcleo de esta Europa seguirá siendo, sin duda, el motor franco-alemán. Pero en ningún caso a modo de directorio.

P. El ministro de Defensa, Volker Rühe, opina que la política de seguridad debería cumplir cierta función dinámica para Europa central y oriental y que fin este contexto podría ser útil una pronta adhesión a la OTAN. Usted no comparte esta opinión. ¿ Quiere decir que tiene mayor consideración hacia Moscú?

R. En mi opinión, para los países europeos orientales y centrales el acoplamiento político, económico y en materia de seguridad a la Unión Europea y a la OTAN es importante. Naturalmente, en este sentido la política de seguridad también tiene una función dinámica. Por lo demás, no es que yo tenga mayor consideración hacia Moscú. No cabe ninguna duda de que Moscú no puede vetar nuestras decisiones sobre la ampliación de la OTAN, la UE y la UEO. Pero es igualmente cierto que no puede haber arquitectura europea sin Rusia. No debemos levantar nuevas barreras en Europa.

P. ¿Entiende usted los temores de los europeos orientales en cuanto a que sus intereses sean prescindibles en vista de. los esfuerzos occidentales en favor de unas buenas relaciones con Moscú?

R. Los países europeos centrales orientales no tienen por y

Qué temer esto; al contrario. Precisamente, también en el interés de estos países -quizá más aunque en el nuestro-, Rusia no debe quedar marginada.

P. Durante los últimos años, la relación entre Francia y Alemania ha tenido una importancia decisiva. ¿Seguirá siendo así en la era posterior a Mitterrand? ¿Por qué Alemania necesita a Francia ahora?

R. Tras unos tiempos extremadamente difíciles, ahora mantenemos con Francia una relación especial, basada en lazos de amistad. El un valor que cultivamos. Ambos sabemos, tanto emocional como racionalmente, que nos necesitamos mutuamente y que somos el principal socio el uno para el otro.

P. ¿Qué opina usted del nuevo Documento berlinés del FDP, es decir, las propuestas según las cuales el partido debería ocupar una posición de derecha nacional?

R. El FDP no tiene por que situarse a la derecha de la CDU / CSU. Una tendencia de derecha nacional nos conduciría, por tanto, por un camino equivocado. El lugar del FDP ha sido y sigue siendo el centro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 01 de diciembre de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50