Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

249 viajeros consumieron una jornada completa de espera en Barajas

La huelga salvaje de Iberia se cobró sus últimos paganos en los 249 viajeros de un vuelo charter Madrid-Varadero: permanecieron a la espera de emprender viaje al aeropuerto cubano desde las dos de la tarde del martes hasta media tarde de ayer. El vuelo, en un Airbus 310 de largo recorrido de la compañía Oasis, fue retrasado por la derivación del conflicto laboral en Madrid, ya que corresponde a la compañía Iberia la asistencia en tierra, carga y facturación de la aeronave (handling), según informaron fuentes de la compañía.Tras una inicial espera de 18 horas, un intento de vuelo realizado a las ocho de la mañana de ayer, se vio truncado por un fallo en el sistema eléctrico del Airbus -llegado dos horas antes de Cancún-, que tuvo que regresar a Barajas tras haber despegado de su pista y después de haber consumido cierta cantidad de combustible, como recomiendan las normas de aeronavegación.

Los viajeros, que cenaron en el hotel Diana por cuenta de la compañía, deambularon esolados por la sala de tránsito internacional del aeropuerto madrileño hasta que emprendieron el vuelo. El aparato lleva una tripulación con seis auxiliares de vuelo, un mecánico y dos pilotos; acostumbra realizar un trayecto rotatorio entre Cancún, Madrid y Varadero, si bien en ocasiones. se desplaza también hasta Canarias.

El vuelo inicialmente debía haber despegado de Madrid el martes 29 de noviembre, a las 14.05. Las demoras ocasionadas por los acontecimientos laborales obligaron a desplazar su despegue hasta las 4.30 de la madrugada de ayer.

Tras esta nueva demora -reprogramación de vuelo, según el argot aéreo-, el avión procedente de Cancún llegó al aeródromo de Barajas a las seis de la mañana de ayer, ya retrasado por la paralización de Iberia en Madrid.

Todo a punto, el avión despegó de Barajas a las ocho de la mañana de ayer. Surgió, sin embargo, la complicación técnica que obligó a sus tripulantes a regresar a Madrid. Por fin, a media tarde de ayer alzaron vuelo hacia Cuba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 1994