Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'No vamos a admitir ningún error más", amenazaron los secuestradores de Anabel

"¿El portavoz de la familia? (...) Su seguridad ende de usted (...) No vamos a admitir ningún error más, ¿comprendido?. Lleven el dinero la carretera Nacional III...". Áspera, impera va, criminal primero; farragosa, deprimida ydesconcertante, después: así es la voz del secuestrador de Anabel Segura, la joven madrileña secuestrada en La Moraleja hace 19 meses. Varón de unos 40 años y adicto a estupefacientes, pidió un rescate de 150 millones por Anabel en 21 comunicaciones, la última el 28 de junio de 1993.

La policía trabaja con la esperanza de que Anabel Segura siga viva. Por eso, con la autorización de su familia y de la juez, difundió ayer una grabación magnetofónica con la voz del cabecilla de sus captores, para recabar de los ciudadanos colaboración que permita detenerles. También dobló la recompensa, hasta 30 millones de pesetas, para toda aquella persona que suministre información contrastable que conduzca a la captura de los criminales. Un número telefónico gratuito, el 900 21 10 65, emitirá la voz del secuestrador y podrá ser consultado por los ciudadanos.La grabación que registra la voz del secuestrador no hilvana frases completas. Se trata más bien de fragmentos significativos, con los cuales el oyente puede descubrir un importante rasgo del delincuente.

Arsenio Lope Huerta, delegado del Gobierno en Madrid, en conferencia de Prensa, consideró probable que el secuestrador se hallara sometido a la influencia de fármacos o estupefacientes, en las ocasiones en las que telefoneó a la familia de Anabel.

La investigación permanece. sin avances visibles desde el 28 de junio de 1993. Por ello, el abogado Rafael Escuredo, ex presidente de la Junta de Andalucía y portavoz familiar de los Segura, informó en una conferencia de prensa posterior que la familia autorizó la difusión de la grabación. Escuredo admitió que fueron 21 las comunicaciones -de entre 30 segundos y 8 minutos, siempre al teléfono de la casa familiar- con el secuestrador: "De unos 40 años, autoritario, habla castellana vieja, no común con la de los delincuentes habituales", según afirmó. Escuredo informó de dos intentos de hacer entrega del dinero -presumiblemente en un área campestre a cientos de kilómetros de Madrid-, a ninguno de los cuales el captor acudió. Aseguró haber recibido por correo una cinta magnetofónica con un mensaje de Anabel de 40 segundos de duración. Reiteró luego que si Anabel es puesta en libertad ahora, "habrá caminos para que [los secuestraores], reciban posteriormente una gratificación económica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de noviembre de 1994

Más información

  • La policía difunde la voz de los captores