Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las revistas de televisión, al borde del abismo

Un diario busca el hueco abierto en el sector por la contraprogramación

La guerra por la audiencia televisiva, que hace que el 30% de las programaciones anunciadas sea falso o indeterminado, está conduciendo a un aparente callejón sin salida a las revistas de televisión. Lejos quedan los momentos más dulces de este tipo de publicaciones, hace dos años, cuando los cinco títulos existentes entonces en el mercado (Teleprograma, Tele Indiscreta, Supertele, TV Plus y Clan TV) vendían una media de tres millones de ejemplares a la semana y rozaban diez millones de lectores. Dos años después han llegado a perder globalmente el 40% de esa difusión.

Frente al gran negocio que las revistas de televisión suponen en otros países, la drástica disminución de ventas ha obligado a la casi totalidad de estas publicaciones en España a recortar costes, reducir páginas y cambiar los contenidos.¿Qué ha sucedido? Juan Caño, director general de publicaciones del grupo Hachette que edita Teleprograma, Supertele y Telenovela, dice que los problemas comenzaron cuando Tele 5 importó las formas de hacer de la televisión de Berlusconi en Italia y se agravaran cuando entró en Antena 3TV el equipo de Antonio Asensio. "Todo ello ha provocado en las revistas una disminución de ingresos por pérdidas de ventas y de publicidad y hemos tenido que reducir el personal y los costes". El problema se agravó cuando las televisiones públicas entraron en el mismo juego.

Teleprograma, el buque insignia del sector, ha sido una de las más castigadas. Tras haber superado en 1990 el millón de ejemplares (1.189.519 de media, según OJD) pasó a 697.949 en el período julio 1992-junio 1993. Para tratar de detener la fuga de lectores, esta publicación ha reducido a más de la mitad las páginas de programación y se ha dedicado a los pasatiempos.

Hachette ha compensado en parte la crisis con otra de sus revistas, Supertele, que, de momento, se salva del descenso. Apareció en los primeros meses de 1992, con 684.552 ejemplares, y ha aumentado ligeramente, reduciendo el número de páginas y convirtiéndose en una revista del hogar.

Cuando los directivos de Hachette le veían las orejas al lobo de la crisis lanzaron, en abril de 1993, otra revista de televisión, Telenovela, que incluye la programación, telenovelas y seriales. En su último control de OJD ha arrojado una difusión media de 113.079 ejemplares.

Tele Indiscreta, otra de las grandes revistas de televisión, alcanzó en 1991 la difusión media de 1.121.865, pero en 1992 descendió a 644.694 ejemplares y ahora se encuentra en torno al medio millón. Su director, Jordi Cebrián, no se muestra optimista respecto, al final del túnel.

Nuevo Clan, editada al igual que la anterior por el grupo Ekdoseis, procede de la antigua Clan TV, que alcanzó en 1987 los 444.485 ejemplares de difusión y ha quedado en menos de la mitad. Ha reaccionado pasando al territorio del corazón. La crisis ha azotado también a TV Plus, semanario editado por el grupo alemán Bauer, al que la OJD asignaba, 330.010 ejemplares de difusión media en 1990, mientras que el último control conocido, de junio de 1992 a julio de 19931 le da 233.764 ejemplares

'TV Hoy', a la calle

En medio de la crisis de las publicaciones sobre televisión, se confirma el lanzamiento el próximo lunes, día 28, del diario TV Hoy, que estará dedicado expresamente a informar sobre la programación. Con ocho páginas, en color, se venderá a 25 pesetas y su difusión, inicialmente, quedará limitada a Madrid y las provincias limítrofes.La empresa editora -pequeños empresarios y profesionales- cuenta con 50 millones de pesetas de capital social. Sin ocultar su inquietud por la respuesta del mercado, Ángel Petrica, su director, cree que la crisis de las revistas abre un hueco para este diario. Los responsables de TV Hoy apuestan por orientar al público sobre lo que merece la pena ver en televisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de noviembre de 1994