GUERRA EN LOS BALCANES

La OTAN destruye baterías serbias de misiles

FRANCESC RELEA ENVIADO ESPECIAL Aviones de la OTAN atacaron ayer, en dos ocasiones, posiciones serbias en el norte de Bosnia y la Krajina, en una demostración de fuerza no exhibida hasta ahora por la Alianza. Unos 20 aparatos bombardearon a media mañana dos bases de misiles tierra-aire próximas al enclave musulmán de Bihac, escenario de una feroz contraofensiva serbia contra las fuerzas bosnias. Los embajadores de la OTAN se reúnen hoy en sesión extraordinaria en Bruselas.

Los representantes de la Alianza Atlántica intentan encontrar una fórmula que permita detener la formidable presión serbia sobre Bihac, teóricamente una zona segura de las Naciones Unidas.Por la tarde, la aviación de la Alianza lanzó un ataque de mayor envergadura contra baterías antiaéreas en la zona de Bosanska Krupa y Dvor, próximas a Otoka, objetivo del primer bombardeo. Los aviones, que intervinieron a petición de la ONU, regresaron a sus bases italianas sin incidentes.

Los ataques de ayer se producen dos días después del bombardeo por la OTAN de un aeródromo en territorio croata ocupado por los serbios. Portavoces de la Alianza Atlántica indicaron que los nuevos bombardeos fueron en defensa propia, tras ser "iluminados" los cazabombarderos aliados por el radar de ataque de los misiles serbobosnios y en respuesta al ataque frustrado del martes, en el que fuerzas serbias dispararon varios cohetes contra dos aviones Harrier británicos en el norte de Bosnia.

Misiles SA-2

Al menos dos baterías de misiles SA-2 de fabricación rusa resultaron destruidas, según aseguraron mandos militares de la OTAN y del Pentágono, que amenazaron. a los serbios con nuevos ataques aéreos si ponen en peligro las unidades de la ONU en Bosnia. Rusia, por su parte, advirtió ayer contra una dinámica de golpe por golpe que puede acabar haciendo incontrolable la guerra.

Ayer se reunieron en Belgrado, por primera vez desde la crisis de Gorazde, en abril pasado, el plenipotenciario de la ONU, Yasushi Akashi, y el jefe de las tropas de la ONU en la antigua Yugoslavia, general Bertrand de Lapresle, con el presidente serbio, Slobodan Milosevic. Akashi propuso la entrada en vigor de un "alto el fuego inmediato" en Bihac, como primer paso al cese de todas las hostilidades en Bosnia-Herzegovina. El ministro ruso de Exteriores, Andrei Kózirev, ha anunciado un viaje a Bonn el viernes para discutir la situación en Bosnia con su homólogo alemán.

La actuación de la OTAN no ha servido, de momento, para disminuir el nivel de las hostilidades que se libran en el enclave musulmán de Bihac, donde puede producirse una catástrofe humana de grandes proporciones si cae en poder de las tropas serbias, según advierten varias organizaciones humanitarias. Informaciones no confirmadas, procedentes del frente de batalla, indicaron que las tropas serbias han roto las primeras defensas del V Cuerpo de la Armija bosnia en la ciudad de Bihac y han penetrado en la "zona de seguridad", violando los acuerdos del Consejo de Seguridad.

El primer ministro bosnio, el musulmán Haris Silajdzic, acusó a Unprofor de no decir la verdad en las informaciones sobre la situación en Bihac y aseguró que el hospital que alberga un millar de civiles estaba bajo el fuego serbio, al igual que otros objetivos civiles. En Velika Kladusa, los combates entre soldados. leales al Gobierno de Sarajevo y los seguidores del líder musulmán rebelde Fikret Abdic se libran ya por las calles de la ciudad. Los últimos cuentan con el apoyo en su retaguardia de la artillería de los serbios.

El número de refugiados que huye de los combates aumenta día a día y nada parece capaz de detener el avance serbio, a pesar de que los mandos de la OTAN y de la ONU reiteran que los ataques aéreos pretenden detener el rodillo militar serbio.

Lisa Jones, portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja con sede en Sarajevo, manifestó a este diario que en los últimos siete días alrededor de 7.000 personas han perdido sus casas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de noviembre de 1994.

Lo más visto en...

Top 50