Guerra dice que la derecha lleva cinco años sin aceptar los resultados electorales

El vicesecretario general del PSOE, Alfonso Guerra, repitió ayer algunas de sus predicciones de hace cuatro o cinco años, en concreto cuando habló del peligro de un "vendaval antidemócrático". Ahora se reafirma en lo dicho entonces. "La derecha no sólo no ha aceptado los resultados de 1993, sino que ya no los aceptó en 1989, cuando decidió judicializar la vida política". Ésta fue una de las afirmaciones que hizo en la presentación del número 1 de la revista Temas para el Debate, dirigida por José Félix Tezanos y que ayer vio la luz tras varios meses de preparativos.

Guerra quiso señalar que la revista tenía vocación de espíritu abierto y quería contar con todas las colaboraciones posibles del ámbito progresista y de la izquierda. Entre las muchas referencias para intentar explicar a qué se puede parecer este proyecto, se citó a la Institución Libre de Enseñanza.La presentación contó con la presencia del ex secretario general de UGT, de Nicolás Redondo; el ex secretario general del PCE Santiago Carrillo; los miembros de Izquierda Unida Nicolás Sartorius, Diego López Garrido y Ricardo Peralta; el eurodiputado Fernando Morán; el presidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra; el secretario de relaciones políticas del PSOE, Txiki Benegas; los ex ministros Enrique Múgica, Matilde Fernández, Virgilio Zapatero, Luis Martínez Noval, Javier Sáenz Cosculluela y Abel Caballero, además de Mario Onaindía, Bernardo Bayona, Eduardo Martín Toval, Carlos Sanjuán, Nicolás Redondo Terreros, Antonio García Santesmases.No sólo guerristas

La mayoría de los 53 miembros del consejo de redacción se han esforzado en las últimas horas en desterrar la frase de que éste es un instrumento "de Guerra y el guerrismo". Para ello se exhibe el amplio muestrario de personas que están en el proyecto e incluso los invitados a la presentación de la revista. Antonio Fernández Teixidó, de adscripción liberal-progresista, fue uno de los invitados a presenciar el nacimiento de Temas, junto a diputados de IU como López Garrido y Peralta, además de dirigentes de UGT como Manuel Bonmatí o los independientes Victoria Camps, Luis Goitisolo o Francisco Tomás y Valiente.

En un tono muy moderado, el vicesecretario general constató que no se había equivocado, a su juicio, respecto a sus vaticinios: "La derecha no ha aceptado los resultados electorales, pero no los de 1983, sino que no aceptó los de 1989, cuando decidió judicializar la política".

En aquel año se impugnaron los resultados de Melilla, Murcia y Pontevedra. Guerra se mostró convencido de que éste es un momento de desconcierto en el que empieza a instalarse "el todo vale", y, como ejemplo, citó la reciente comparación del Papa entre la II República española con la barbarie nazi y el estalinismo.

Entre sus llamadas de alerta incluyó a los "poderes privados" y a los "grupos de presión", quienes "auspician un modelo de partidos desideólogizados y sin identidad". Según Guerra, éstos están en su derecho de intentarlo, pero la diferencia está en que mientras que los grupos de presión no responden ante nadie y pueden actuar en secreto, los partidos deben actuar con transparencia y someterse al veredicto popular. No olvidó mencionar Guerra "los defectos" en los que incurren los partidos.

Precisamente la situación de los partidos y los peligros que se ciernen sobre ellos es tratado en el primer número de la revista por el propio Guerra en conver

sación con el historiador Manuel Tuñón de Lara. Guerra señala en la revista que uno de los riesgos de los partidos es que se produzca "el hiperliderazgo".El secretario general del PSOE, Felipe González, preguntado sobre este asunto, respondió inmediatamente: "El hiperliderazgo afecta a Alfonso Guerra y a mí, porque hemos creado un cuello de botella que impide que otros tengan acceso a las decisiones". Esto lo dijo González por la mañana en la cadena SER, aunque tuvo especial cuidado en no dar la impresión de que se recrudecía su enfrentamiento con Alfonso Guerra. Por el contrario, quiso destacar que el número dos del PSOE "había sido de los primeros" en mostrarle su solidaridad por el caso Palomino.

División de la izquierda

Nicolás Sartorius, miembro de IU, también con el resquemor respecto a que pueda decirse que está "en un proyecto de Guerra", como ya se ha dicho. "A lo mejor se intenta manipular esta iniciativa, pero tengo que afirmar que no estoy en una operación distinta de la que empecé hace 35 años". Para Sartorius es evidente qué "la división de la izquierda siempre produce el éxito de la derecha".

El eurodiputado Fernando Morán señaló que en estos tiempos de incertidumbres hay que añadir el "desarme ideológico" de la izquierda ante la fuerza del pragmatismo. A su juicio, en estos momentos el principal objetivo no es tanto definir "la cultura de laizquierda", sino "la cultura democrática".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de noviembre de 1994.

Lo más visto en...

Top 50