Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad fuerza a un alcalde a suspender la moción de censura

Mariano Parras, del PP, alcalde de Navas del Rey (1.200 habitantes), finalmente se echó atrás. Un telegrama de la Consejería de Cooperación, enviado el jueves, donde se le instaba a no convocar una moción contra él surtió efecto el sábado. Parras firmó la suspensión del pleno que iba a ganar.La historia no es sencilla. Sobre el alcalde de Navas y su equipo de gobierno (una coalición de Cuatro concejales del PP, PSOE e independientes) pende desde agosto. una moción de censura. La oposición (una coalición de cinco ediles también del PP, PSOE e independientes) acusa al alcalde de cometer "irregularidades económicas". Parras, para no abandonar el sillón municipal, desde hace cuatro meses evita convocar la moción de censura. Y ha inhabilitado a una concejal de la oposición para que no pueda votar en su contra. El alcalde acusa a esta edil de "infracciones urbanísticas".

Sin embargo, el regidor, presionado por la opinión pública y las continuas grescas entre los dos bandos, accedió finalmente a convocar la moción de censura. ayer; curiosamente, el día en que se casaba, en Asturias, un edil de la oposición cuyo voto era imprescindible para derribarle. Un telegrama de la Consejería de Cooperación le recordó que no podía convocar la moción el mismo día que se casaba el edil. Parras dudó: sólo cedió cuatro horas antes del pleno. Firmó, un decreto en el, que indicaba que había tenido "conocimiento de la boda del edil a través de un escrito presentado por la oposición".

José Barroso, concejal opositor, replicó ayer: "El alcalde falsea la verdad porque en el pueblo todos sabíamos, desde hace meses, que la boda era el sábado. Es un hipócrita".

Mariano Parras se negó ayer a hacer declaraciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de noviembre de 1994