Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS DE IBERIA

El plan de la discordia

Los trabajadores rechazan la reducción salarial del 15%

Iberia ha centrado su plan de viabilidad de aquí a finales de 1996 en una reducción de costes de 45.600 millones de pesetas, de los que la mayor partida -17.600- se conseguirían con una rebaja media en los salarlos del 15% sobre las tablas de 1992. Salvo la reducción de costes, la compañía prácticamente no ha planteado de antemano nada más. "Y si sólo se actúa en costes", dicen los sindicatos "en Poco tiempo estaremos con el mismo cantar".La negociación del plan ha puesto de manifiesto las diferencias que hay entre los distintos colectivos de trabajadores, que, se sientan en mesas distintas. El sindicato de pilotos de Iberia plantea, fundamentalmente, la agrupación de las filiales en un solo grupo, mayor control en la gestión y asumiría un recorte salarial sin cuantificar durante un año con un reembolso cuyas condiciones se están negociando. Fundamentalmente negocia por sí y para sí aunque su voluntad, dice su portavoz, "es conseguir un plan válido para toda la companía.

Los pilotos de Iberia creen que en vuelo no hay excedente de plantilla -hay 11,2 pilotos por avión frente a 14,9 de United Airlines o 12,3 en British Airways- y niegan también que su salario -una media de más de 18 millones de pesetas- esté por encima de lo normal. "Está en la media de todas las compañías de su entorno" dicen. En cuanto al recorte de sueldos, discuten el suyo, pero no entran a valorar qué proporción de sueldo deberían reducirse los demás.

Mientras, los demás sindicatos creen que siempre se da la vuelta a la tuerca en el mismo sitio y rechazan los planteamientos de la compañía, y de los pilotos.

UGT, en concreto, cree que Iberia sólo será competitiva si cada una. de sus actividades -tierra, vuelo, handling (asistencia en tierra), mantenimiento...- consigue ser competitiva con respecto a las demás compañías. Y para ello reconoce que hay que recortar costes, pero no a todos por igual. Usando datos de la Asociación Europea de Líneas Aereas (AEA), afirma que por tonelada y kilómetro ofertado el coste de los pilotos y mecánicos de vuelo es un 41% superior a la media de la AEA; el de los tripulantes de cabina un 27,6% superior mientras en handling estaría un 4,16% por debajo de la media. "Los costes", dicen, "hay que recortarlos pero ese recorte no tiene que darse sólo en los salarios. Primero hay que ver los otros componentes y, por último el salarial".

El consejero-delegado de la. compañía, por su parte, afirma, que el 15% es inamovible. Y mantiene que si no se llega a un acuerdo Iberia tendrá que plantear un drástico plan que suponga una fuerte pérdida de empleo y dejar a la compañía fuertemente debilitada. "Se crearían cuatro divisiones", dice Sáez, "handling, material, sistemas y comercial, y podríamos encontrarnos con una Iberia que pone su red comercialy su marca, pero nada más". Para dar ejemplo, la alta dirección se ha reducido el sueldo un 115%.

En 1997, la liberalización del transporte aéreo será total e Iberia, si no reacciona, no la podrá soportar. Parte de muy atrás. Por cada asiento que ofrece se pierde dinero y por cada avión que hay en Iberia trabajan 245 personas, cuando la media de las compañías más competitivas es de 140.

Llegar a un plan de viabilidad no será fácil. Pero la empresa y casi todos los sindicatos creen que se conseguirá. Iberia lo necesita para que Bruselas le autorice la inyección de capital y los trabajadores necesitan que Iberia siga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de noviembre de 1994