Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el presidente del Tribunal de Cuentas a causa de una enfermedad

El presidente del Tribunal de Cuentas, Adolfo Carretero, ha presentado su dimisión como consecuencia de la grave enfermedad que le ha mantenido alejado de su cargo desde el pasado mes de julio. Carretero, de 68 años, ha sido sometido a tratamiento en el hospital Ramón y Cajal de Madrid y se encuentra retirado en su domicilio. Su baja quiebra la escasa mayoría de consejeros del Tribunal de Cuentas elegidos a propuesta del PSOE.

En este momento, quedan cinco de esos consejeros, otros cinco son afines al Partido Popular y uno fue elegido en su momento por consenso del PSOE y PP. El pleno del tribunal no tiene previsto debatir en el próximo mes y medio ningún informe de importante calado político.El ex diputado socialista Ciriaco de Vicente seguirá ejerciendo de forma interina la presidencia del tribunal por ser el presidente de la sección de fiscalización. Su mandato, así como el de los demás integrantes del equipo de gobierno del tribunal, concluye el próximo 21 de diciembre. Si para entonces el Congreso de los Diputados no ha elegido todavía al consejero que sustituya a Carretero, le correspondería asumir la presidencia al consejero de más edad, Paulino Martín. Si el Congreso ocupara la vacante que deja Carretero, antes del 21 de diciembre, el tribunal realizaría al día siguiente la votación de su nuevo presidente.

El Tribunal de Cuentas elabora en estos momentos diversos informes de fiscalización sobre la Expo de 1992 y las sociedades del V Centenario del Descubrimiento de América, sobre los gastos de los partidos en las elecciones legislativas de 1993 y la Cuenta General del Estado correspondiente a 1992, entre otros. Pero ninguno de ellos estará concluido antes de que termine el presente año.

Izquierda Unida expresó su "profundo respeto" por la decisión tomada por Carretero, por tratarse de los motivos personales que él mismo ha aducido. IU matizó que las discrepancias que ha mantenido con el hasta ahora presidente, que llevó a esa organización a pedir en dos ocasiones su dimisión, no es óbice para que ahora le exprese su respeto.

El secretario general para las Relaciones con las Cortes, del Ministerio de la Presidencia, Enrique Guerrero, elogió ayer la labor llevada a cabo por Carretero y resaltó la permanente disposición de éste a explicar en el Parlamento cada una de las numerosas fiscalizaciones realizadas por el tribunal bajo su mandato.

En contraste con estos comentarios, que en el fondo mostraban un conocimiento del grave problema de salud de Carretero, el diputado del PP Felipe Camisón declaró que no le extrañaba la dimisión porque "todos hemos visto una serie de irregularidades en la institución, que el PP ha venido denunciando". Y citó entre esas irregularidades la sustitución de un informe sobre el caso Renfe por otro "más suave".

Carretero, que fue magistrado especialista en lo contencioso-administrativo y presidente de la Sala Quinta del Tribunal Supremo, ha tenido que hacer frente durante los cuatro años de presidente del Tribunal de Cuentas a asuntos tan espinosos como el caso Filesa y el caso Renfe.

La elección del consejero que le sustituirá requiere una mayoría de tres quintos en el pleno del Congreso de los Diputados, por lo que el candidato tendrá que contar con apoyo del PSOE y PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de noviembre de 1994

Más información

  • Ciriaco de Vicente sustituye provisionalmente a Adolfo Carretero