Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ramón Jáuregui dice que con EA sería casi imposible entrar en un Gobierno tripartito

El secretario general del PSE-EE, Ramón Jáuregui, cree casi imposible participar en un Gobierno vasco tripartito, en compañía de Eusko Alkartasuna (EA), aunque ayer dejó todas las puertas abiertas a una negociación cuya primera ronda acababa de abrir José Antonio Ardanza. "Estaremos en un Gobierno si hay una posición sólida del PSE y de lo que representa", transmitió al lehendakari, advirtiéndole que será difícil conseguirlo con el partido de Garaikoetxea en medio. Éste le replicó a las pocas horas: "Coincido con Ardanza en que el próximo Gobierno tiene que ser fuerte".

La primera fase de los contactos para la formación del Ejecutivo de la quinta legislatura comenzó ayer sin que se detectaran demasiadas sorpresas. La ronda de presentaciones, que continuará hoy con la visita a Ajuria Enea de Izquierda Unida y Unidad Alavesa, evidenció la desconfianza del PSE a la presencia de Eusko Alkartasuna en un gabinete a tres bandas, las escasas posibilidades de que la formación de Jaime Mayor Oreja (el PP) tenga un lugar en los Consejos de Gobierno, y las ganas de Carlos Garaikoetxea, líder de EA, por repetir la experiencia de la cuarta legislatura con el tripartito nacionalista.Las discrepancias

Tanto el partido socialista como el PNV y EA celebrarán este fin de semana reuniones del Comité Nacional y de las Asambleas Nacionales, respectivamente. En estos encuentros ambas formaciones dirimirán sus diferencias y extraerán conclusiones para orientar definitivamente el proceso de negociaciones, que continuará, previsiblemente, a lo largo de la próxima semana.

Ramón Jáuregui reconoció -"aunque hay orden en la casa"- la existencia de diversas discrepancias entre los partidarios de seguir en el Gobierno y los que plantean, como en el caso de los socialistas alaveses, una profunda reflexión y el pase, si fuera el caso, a la oposición, para hacer frente al PNV.

Mientras tanto, los socialistas vizcaínos, encabezados por su secretario general, Nicolás Redondo Terreros, abogan por un pacto PNV-PSE al margen de EA. El propio PNV tiene ante sí la discusión de buscar un pacto con el PSE que no garantizaría la mayoría, ni posiblemente las diputaciones de las, tres provincias vascas tras las elecciones municipales y forales, o forzar un acuerdo de legislatura con el PSE que apoyara desde la oposición a una coalición nacionalista con EA.

El portavoz de los socialistas, Ramón Jáuregui, resaltó que un partido como el PSE, el segundo del País Vasco, que gobierna en España y que quiere seguir formando parte del Pacto de Ajuria Enea, "no puede alejarse del proceso negociador. Al contrario, tiene ahí". Pero en su opinión, sería muy difícil conseguir que "nuestra posición resulte cómoda y la consideración política partidaria suficiente" para el PSE con un Gobierno tripartito, insinuando al, PNV que el socialismo es algo más que doce escaños. Sin embargo, subrayó que no quiere cerrar "ninguna puerta" a la espera de "la propuesta concreta que haga el PNV" y al debate que se producirá en el seno del Comité Nacional de su partido.

Por su parte, el presidente del PP en el País Vasco, Jaime mayor Oreja, dijo, tras mantener tres horas de reunión, que la presencia de los populares en el próximo Ejecutivo es la "más difícil de las hipótesis posibles". El dirigente popular considera indispensable una rectificación del PNV que abarque desde su forma de hacer política en Euskadi hasta su sistema de alianzas con los socialistas en Madrid.

Garaikoetxea, a su vez, lanzó una llamada a la responsabilidad de todos los partidos, de manera especial al PSE-EE, aunque sin citarlo, para que se corresponsabilicen con la formación del Gobierno vasco. El líder de EA explicó tras la reunión de más de dos horas y media con el lehendakari que coincide con Ardanza en que el próximo Gobierno "tiene que ser, en la medida de lo posible, un Gobierno fuerte". El presidente de EA añadió que no le importa ser convocado a la próxima negociación después del PSE, o incluso cuando PSE y PNV hayan llegado a un acuerdo que sirva de base para el tripartito. "De cualquier manera, el acuerdo pasa por los papeles y los programas", dijo.

Cuestión o no de aritmética

El PNV es el único que parece apelar a la aritmética pura tras las elecciones autonómicas vascas del 23-O. La búsqueda de un Gobierno sólido que permita la comodidad de movimientos en el Parlamento vasco sigue siendo la más constante de las opiniones. Desde este punto de vista, la opción con más posibilidades es, a prior¡, el tripartito PNV (22), PSE (12), EA (8). Sin embargo, tendría que superar la oposición del partido socialista, que prefiere ir a solas con el PNV.Esta segunda alternativa cuenta con el obstáculo de importantes sectores del partido de Xabier Arzalluz, ya que dejaría al lehendakari en una posición "incómoda". La tercera de las hipótesis más planteadas es la del PSE en la oposición apoyando a un Gobierno nacionalista (PNV y EA). Para PP, PSE y EA, lo de la aritmética pura no es exacto y "hay que ir a solucionar los problemas de fondo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de noviembre de 1994

Más información