Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

LA FIRMA ES LORENZO

Firma sus esculturas como Lorenzo, pero su nombre resulta mucho más familiar si se acompaña con su apellido: Quinn. El hijo del gran actor Anthony Quinn muestra estos días sus esculturas de bronce en el Reial Cercle Artístic de Barcelona. Manos que forman lunas, torsos desnudos, escaleras y rostros son parte del imaginario de Lorenzo, cuya vocación artística es, según se desprende de sus propias palabras, mucho más que una afición: "Un artista debe crear, por eso no estoy muy al tanto del arte de otras personas; si empiezas a mirar, acabas copiando unas cosas de uno, otras de otro". Lorenzo ha realizado obras para la Organización de las Naciones Unidas, y el Vaticano le ha encargado una estatua con la figura de san Antonio de Padua. En todo caso, aunque el escultor se confiesa cansado de hablar de su padre, no puede negar su huella. Lorenzo Quinn ha sido Dalí en la gran pantalla, dirigido por Antoni Ribas. Y es también el protagonista de Tierra de cañones, un filme del mismo director parado por falta de financiación, y por el que Ribas mantiene una auténtica cruzada contra la Generalitat por no haberle subvencionado. "Yo a Antoni Ribas lo quiero mucho; si puedo ayudarle, lo haré. Pero ahora estoy aquí por mi arte, no por el cine", dice Quinn.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de octubre de 1994