Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Comisarios' guerrístas y renovadores vigilaran a limpieza de los congresos socialistas andaluces

La intervención de la ejecutiva federal del PSOE en la crisis de Andalucía tuvo ayer efectos inmediatos. Los socialistas granadinos y almerienses sacaron del congelador acuerdos alcanzados semanas atrás y pusieron manos a la obra para designar direcciones consensuadas, que deberán estar elegidas antes de fin de mes. En Málaga y Huelva, los efectos pacificadores no se han dejado sentir tan rápidamente. La ejecutiva regional ha decidido crear en estas dos provincias comisiones o tribunales internos que supervisen la limpieza de los procesos congresuales. En el feudo del malagueño Carlos Sanjuán, cinco renovadores y tres guerristas deberán ponerse de acuerdo para dictaminar si se repite o no el congreso provincial.

Definitivamente, los guerristas no acudirán a los tribunales, aunque no descartan aún apelar al Comíté de Conflictos. El lunes, el líder del PSOE, Felipe González, encauzó en Madrid el conflicto andaluz apelando en la ejecutiva federal a las reglas del juego, a la necesidad de respetar a la ejecutiva y, al mismo tiempo, con voluntad de diálogo. A continuación, el secretario de organización, Cipriá Ciscar, se reunió con los cuatro secretarios provinciales en conflicto. El resultado fue desigual, pero con el compromiso de aceptar la decisión de la ejecutiva. El más disgustado de los cuatro fue Carlos Sanjuán, que tendrá que resolver sus problemas en un mes.Tras este encuentro, la ejecutiva de Andalucía puso ayer en marcha una serie de mecanismos para cumplir el mandato de la dirección federal y poner fin a los conflictos provinciales, que han colocado a esta federación al borde de la ruptura. En el caso de Granada y Almería, la dirección andaluza ha instado a llegar a acuerdos políticos en el plazo de una semana.

Esta decisión no supone ninguna novedad, por cuanto representantes de los dos sectores ya habían pactado direcciones consensuadas, que deberán ratificarse, bien en un congreso extraordinario o en una reunión del comité provincial.. Los acuerdos fueron paralizados por los guerristas al conocerse, la suspensión del congreso onubense.

Comisión paritaria

En Huelva, la ejecutiva regional que encabeza Manuel Chaves ha ordenado que una comisión integrada por tres miembros de la ejecutiva regional (los renovadores Luis Pizarro, Juan Ramón Troncoso y Jenaro García Arreciado) y tres de la anterior dirección provincial (guerristas) inspeccionen el nuevo proceso congresual. En este caso, los socialistas andaluces han optado por una delegación paritaria que deberá velar por la limpieza de las elecciones internas, en las que participarán los mismos compromisarios que en el congreso suspendido el lunes, excepto los seis guerristas que motivaron la anulación.

En cuanto a Málaga, cuyo congreso fue ganado por los seguidores de Alfonso Guerra con la ausencia de los renovadores, las ejecutivas regional y federal evitan una solución drástica. Una comisión integrada por los cuatro representantes malagueños en el comité federal (Carlos Sanjuán, José Asenjo, Hortensia Gutiérrez y Carmen Olmedo), dos miembros de la ejecutiva regional (Luis Pizarro y Juan Ramón Troncoso) y otros dos de la provincial (dominada únicamente por los guerristas) deberán "analizar todas las situaciones irregulares" precongresuales. En total, cinco renovadores y tres guerristas. Esta decisión cuestiona implícitamente la limpieza del proceso de elección de delegados, pero al mismo tiempo deja abierta la puerta para llegar a un acuerdo político antes de que finalice el mes.

Quejas de Guerra

Por su parte, el vicesecretario general del PSOE, Alfonso Guerra, manifestó ayer, en unas declaraciones a Tele 5 que lo que ha pretendido la mayoría de la Comisión Ejecutiva Federal del partido, con la anulación del Congreso socialista de Huelva, es "salvar el principio de autoridad" sacrificando "el proceso democrático". El vicesecretario general socialista añadió que Ias posiciones de fuerza no son lo más idóneo".

Por su parte, Carlos Navarrete, secretario general del PSOE onubense, declaró ayer a EL PAÍS que los guerristas de Huelva entienden que la ejecutiva federal ha "atropellado" sus derechos, informa Luis Eduardo Siles. La ejecutiva elegida en el congreso anulado expresó ayer su "enérgica protesta,, por no habérseles comunicado aún la resolución de la dirección federal y calificó la demora como "un desprecio" a su condición de militantes. Navarrete subrayó que "la ejecutiva elegida en en un congreso que consideramos legítimo seguirá en el desempeño de sus funciones hasta que no recibamos la notificación" de la resolución federal. En su opinión, la dirección regional, al haber designado ya a tres miembros de la comisión que preparará el nuevo congreso ha vulnerado sus derechos. "Ellos sí están notificados y nosotros no, lo que demuestra arbitrariedad y falta de equidad", agregó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de octubre de 1994

Más información

  • Antes de un mes deberá resolverse, si se repite o no la votación en Málaga