Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"El sexólogo", terapias al estilo Ozores

Con los motores de la polémica calientes ya incluso antes del rodaje, la serie El sexólogo llega esta noche (a las 23.15 horas) a TVE-1. Producto de la factoría Ozores Mariano la escribió y la dirige, Antonio y Ernma la interpretan, esta serie recorrerá en 13 episodios de una hora los entresijos de la sexualidad española, adobados con la sal y la pimienta habituales en la fil mografía de su responsable. Éste reivindica la calidad del producto. Izquierda Unida la niega: "Es zafia y machista; está dirigida a una audiencia inculta". Y RTVE responde: "No es telebasura".

Los teléfonos eróticos y sus efectos aparecen en el primer capítulo. Viene después: coitus interruptus, exhibicionismo, eyaculación precoz, muñecas hinchables, travestismo, homo sexualidad, frigidez, abandono conyugal, cansancio matrimonial y algunos problemas más.El psiquiatra y sexólogo, "de buena posición" que tiene respuesta para todo ello es Ramón Acosta, encarnado por Antonio Ozores, que da rienda suelta a sus recursos cómicos. Su típica verborrea ininteligible no será óbice. ni cortapisa para abordar los problemas de sus clientes. Margarita, su enfermera (Nuria González), está, enamorada locamente de él. Su ayudante, Ricardo (Rafael Rojas), estudia psicología. Su ex mujer, Aurelia (Fedra Bombi Lorente), es "una excéntrica a la que le gustan los hombres enfermos o con defectos fisicos". Su hija, Beatriz (Ernma Ozores), ha estudiado fuera de España; lo que es "su mejor tarjeta de visita". Florinda Chico es Angustias.

Ha llegado la niña, La cleptómana, Señor alcaldesa, El compromiso, Las profesoras, El hombre, de Platón, La exhibicionsta, Busque a mi suegro, La mujer callada, Los gritos, La señora minisra, Un fallo de memoria, Solo Ante lo que supuestamente se esconde tras estos títulos, un diputado de Izquierda Unida (IU), Felipe Alcaraz, se quejó el pasado año ante. la comisión de control de RTVE, pidiendo explicaciones por la producción de El sexólogo, que a su juicio se trataba de "telebasura pura y dura". En su respuesta, el director general de RTVE, Jordi-García Candau, rechazó ese calificativo.

El Ente confía en la expectativa de audiencia de El sexólogo, "avalada por los altos índices de audiencia de algunas obras de don Mariano Ozores", pero esto no convence a los críticos.

"Basamos nuestra protesta en valoraciones hechas en la propia TVE, por personas de la casa, y que, por el contenido de los guiones, consideraban a la serie machista y hortera e incluso xenófoba. La serie nos parece insoportable. Hacer una cosa así no le pega a una televisión pública, que debería tener el liderazgo cultural. Ya avisamos antes del rodaje, pero TVE ha seguido adelante, gastando más de 30 millones de pesetas por capítulo en un producto de baja calidad, en la que se ridiculiza a las mujeres en cada capítulo y cada frase", afirma Felipe Alcaraz, autor de la pregunta parlamentaria.

En junio de este año, en pleno rodaje de serie, Mariano Ozores se defendió de las acusaciones, en su opinión injustas, sobre los méritos de lo que tenía entre manos. "Creo que es una idea eficaz y graciosa. No es ni machista ni hortera. Si la serie la hiciera Antena 3 nadie se metería con ella, pero como TVE se maneja con dinero del Estado y del contribuyente todos se creen con derecho a opinar", declaró a EL PAÍS el autor de películas como ¡Qué gozada de divorcio¡ o ¡Que vienen los socialistas!. "Nos hemos documentado con libros de sexología y contamos con un asesor médico-psiquiatra para no decir nada inconveniente", avisaba Mariano Ozores.

"Esperamos que cuando se emita El sexólogo la retiren enseguida, como pasó con aquel programa de María Teresa Campos (Perdóname) ", vaticina el diputado de IU.

Ésta es la segunda telecomedia de Mariano Ozores, que firmó con gran éxito de audiencia Taller mecánico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de octubre de 1994

Más información

  • TVE-1 estrena hoy una serie rodeada de polémica desde el inicio de su producción