Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kiev acuerda con el FMI un plan de reformas económicas

Un equipo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y los responsables del gobierno ucranio han llegado a un principio de acuerdo para establecer conjuntamente un programa de reformas económicas, cuya entrada en vigor condicionará una importante ayuda financiera del Fondo a Ucrania, anunciaron fuentes del FMI. Desde el fin de octubre la ex república soviética podrá recibir un crédito por valor de 700 millones de dólares, según ha informado el representante permanente del Fondo en Ucrania, Lawrence De Milner. Éste sería el primer préstamo de importancia para Ucrania desde que se proclamara república independiente en 1991.El programa, elaborado conjuntamente, debe todavía ser firmado por el primer ministro ucranio, Vitali Massol, y el gobernador del banco central, Viktor Youtchenko, y ser avalado por el directorio del FMI. "Ese mismo día, el dinero estará disponible", ha dicho Milner.

El plan comprende medidas contra la inflación a través de una estricta política fiscal y de restricción de crédito, según ha informado el FMI. Prevé también "una importante liberalización de precios" y del comercio exterior, y una aceleración de las reformas estructurales, así como "medidas para proteger a las capas sociales más desprotegidas".

Medidas para Egipto

Por otra parte, el FMI está presionando al Gobierno egipcio para que acelere sus reformas económicas y devalúe su moneda, a lo que el gobierno se opone enérgicamente. El presidente Hosni Moubarak ha repetido la semana pasada que la libra egipcia no se devaluará. Actualmente la paridad es de 3,3 libras por dólar, y el Fondo considera que eso es entre un 25% y un 40% de sobrevaluación.

La discusión sobre la divisa egipcia entre el gobierno de ese país y el FMI se desarrolla dese hace ya nueve meses sin que haya habido ningún acercamiento entre ambas partes, que continuarán negociando en las reuniones que se celebrarán en Madrid.

De cara a esas reuniones, el Premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, ha pedido reformas radicales en la forma de funcionar del FMI y del Banco Mundial, para que haya una más justa distribución de la riqueza entre los países industrializados y los más pobres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de septiembre de 1994