Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos en Madrid tres sicarios de los 'narcos' colombianos como presuntos asesinos de Baulo

La policía detuvo ayer en Madrid a tres sicarios contratados por la mafia colombiana, acusados de asesinar al supuesto narcotraficante gallego Manuel Baulo Trigo, jefe del clan de Os Caneos. También fue arrestado unespañol, dueño del piso donde estaban ocultos. Los investigadores creen que fue un ajuste de cuentas por una deuda de 150 millones que Baulo mantenía con uno de los carteles de la cocaína de Colombia y, además, para sellarle la boca e impedir que siguiera colaborando con el juez Baltasar Garzón. La policía no descarta la implicación de otras redes gallegas. En Vigo está detenido el colombiano Hernando, Gómez Ayala, "un hombre del clan de los Charlines ", acusado de dar cobertura a los homicidas.

Inspectores de la sección IV del Servicio Central de Estupefacientes, que dirige el comisario Francisco Álvarez Saavedra, detuvieron sobre las nueve de la mañana de ayer a los presuntos homicidas en un piso del número 8 de la calle de Arcos del Jalón, en el distrito de San Blas. Después de varios días de vigilancia, los agentes llegaron al convencimiento de que allí se ocultaban los sicarios colorribianos, a los que detuvieron sin incidentes.Los tres supuestos autores de la muerte a tiros de Manuel Baulo, ocurrida el pasado día 12 en su casa de la calle del Hospital de Cambados (Pontevedra), tienen entre 19 y 23 años. Los agresores ocasionaron también graves heridas a la esposa del presunto narco, María del Carmen Carballo Jueguen, que posiblemente quedará paralítica.

Uno de los detenidos, cuyas identidades no se han facilitado, sufre una herida de bala en el muslo derecho, lesión que se produjo fortuitamente en el momento del asesinato de Baulo, según fuentes policiales. Este individuo presenta otras heridas que parecen fruto de una pelea. Tanto éste como sus compañeros llegaron a España hace aproximadamente dos meses, tras ser contratados por el cartel de Bogotá para saldar cuentas con otros deudores de la organización.

Una vez en España, los pisto leros fueron presuntamente alojados por Hernando Gómez Ayala en un piso de la urbanización Virgen del Cortijo, en Madrid, y más tarde lo hicieron en otro del pueblo de Algete, según fuentes policiales. Después se trasladaron a otro inmueble, de Bayona para vigilar los movimientos de Baulo y elegir el mejor momento para matarle.

Asesinos cautelosos

Tras el crimen, los sicarios se escondieron en un piso de la calle Arcos del Jalón, en Madrid, propiedad de Valentín Sánchez Pastor, de 56 años, ex gerente de un club de alterne. Apenas salían de la vivienda y, si lo hacían ocasionalmente, adoptaban grandes medidas de seguridad, como advirtieron los agentes que vigilaron el inmueble durante los últimos dos días.

"A mi padre le han engañado con la promesa de darle un buen dinero", repetía ayer tarde Ricardo, uno de los siete hijos de Sánchez, que insistía en que éste padece una enfermedad renal.

Los agentes antinarcóticos, valiéndose de una estratagema, lograron que les fuera franqueada la puerta del piso 4º A sin tener que derribarla y detuvieron a los tres sospechosos cuando uno de ellos estaba afeitándose y los otros desperezándose.

Durante el registro del piso se decomisaron una funda de pistola, cerca de tres millones de pesetas e "importante documentación". Pero no ha sido localizado el arma empleada para quitar la vida a Baulo.

Las detenciones son fruto de las investigaciones que se seguían sobre el colombiano Hernando Gómez Ayala, un hombre al que se le vincula al patriarca Manuel Charlín. Gómez Ayala estaba actualmente en libertad, pero tenía prohibida su salida de España porque está pendiente de la condena que pueda recaer sobre él tras el macroproceso de la operación Nécora.

Gómez Ayala fue localizado el miércoles en Oporto y, tras saberse controlado por la policía portuguesa, regresó a España, siendo detenido el pasado viernes en Tuy (Pontevedra). Según fuentes policiales, está acusado de haber abandonado España ilegalmente y, además, de presunta relación con la muerte de Baulo.

Agentes antidroga al mando del inspector jefe Manuel Rodríguez Simons se han desplazado a Galicia para aclarar si el asesinato de Baulo está relacionado con una guerra entre clanes. Una de las hipótesis es que, además de ajustarle las cuentas, con su muerte se le cierra la boca e impide que siga colaborando con el juez Garzón en el sumario 10/94, en el que aparece implicado el clan de los Charlines. Una sobrina de Manuel Charlín mantuvo tiempo atrás relaciones sentimentales con un hijo del fallecido.

Interior no oculta su preocupación por la aparición en España de algo inédito: la actuación de asesinos a sueldo desplazados a nuestro país para ajustar cuentas. "Eso es bastante normal en Colombia, pero por el momento era desconocido aquí", dijo ayer un mando policial.

Los tres jóvenes sicarios fueron localizados en Madrid a partir de la pista obtenida en Bayona (Pontevedra). En breve puede haber más detenciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de septiembre de 1994

Más información

  • La policía, preocupada por la actuación de pistoleros a sueldo de las redes de la cocaína