Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PELIGRO SOBRE DOS RUEDAS

La UE aboga por que los vehículos a motor sufraguen los carriles bici

El año que la Comunidad Europea dedicó a la seguridad vial (1986) se dejó escapar la oportunidad de prestar atención a la bicicleta. Los europarlamentarios lo lamentaron, dado el movimiento creciente en favor de este vehículo y al hilo de las iniciativas encaminadas a la mejora de los transportes, la Cámara europea dictó ese mismo año una resolución con 23 medidas para su fomento como medio de transporte.Tras definirlo como un vehículo barato, economizador de energía y sano, que contribuye a descongestionar el tráfico y reducir la contaminación acústica y atmosférica, propugna las siguientes acciones:

> Inseguridad. Sólo se puede eliminar mediante la creación de carriles para bicis donde lo justifique la intensidad del tráfico. Esta separación deben tenerla en cuenta los planificadores urbanos.

MÁS INFORMACIÓN

> Carriles bici. Está justificado que los propietarios de vehículos a motor se hagan cargo de los costes de los carriles, puesto que el peligro tiene su origen, sobre todo, en la utilización de la misma vía por vehículos a motor.

> Respeto. La Comisión debe contribuir con los Estados a que se enseñe, en colegios y autoescuelas, la consideración de las bicis y el respeto al ciclista como usuario de la vía pública.

> Calidad. Se deben fomentar normas mínimas de calidad y seguridad a escala europea y el uso obligatorio de reflectores.

> Transporte-seguros. Pide a la Comisión que intervenga frente a aduanas, compañías ferroviarias y seguros para que concierten acciones a fin de eliminar los obstáculos para la admisión de bicis en el transporte público.

> Alquileres. Los ayuntamientos deberían incentivar el uso urbano de la bici, creando puntos de alquiler que permitan devolver la bicicleta en lugares distintos al que se alquiló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de septiembre de 1994