Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La M-40 oeste abre hoy su circuito

Los conductores podrán estrenar hoy un nuevo tramo de la M-40, que estrecha su cerco alrededor de Madrid. Hoy se abren a la circulación los 16,5 kilómetros que discurren entre la carretera de Extremadura y la de La Coruña. La nueva vía ofrece una salida alternativa a los conductores de Pozuelo, Majadahonda, Boadilla y demás localidades del oeste, y da acceso al centro comercial que se abre el viernes en Pozuelo.

Los nuevos kilómetros de M-40 se abrirán hoy al tráfico inmediatamente después del corte de la cinta inaugural (previsto al mediodía). El ministro de Obras Públicas, José Borrell; el presidente de la Comunidad de Madrid, Joaquín Leguina, y el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, coincidirán mañana sobre el asfalto para inaugurar una obra incompleta.Los habitantes de las localidades situadas al oeste de la capital y los clientes del centro comercial que se abre el viernes en Pozuelo serán los principales beneficiarios. Por el nuevo tramo está previsto que circulen unos 80.000 vehículos, a pesar de que algunas de sus conexiones no podrán usarse hasta diciembre por estar inacabadas.

El tramo que se abre hoy comienza en el llamado enlace sur (ver el gráfico), cerca de la conexión con la carretera de Extremadura (N-V). Éste es un nudo completo que permite ejcutar todos los movimientos, posibles. El siguienté acceso, más sencillo, conecta con la autovía de Extremadura.

El siguiente enlace se sitúa a la altura de la carretera de Madrid a Boadilla del Monte (M-51l). La Comunidad de Madrid amplía actualmente esta carretera y dispondrá de dos carriles por sentido dentro de cinco meses. En su camino hacia el norte, la M-40 se topa a continuación con la carretera e Boadilla a Pozuelo (M-513) y unos kilómetros después con un enlace aún incompleto: el del eje Pinar.

El Eje Pinar comunica la M-50 y la M-40 entre Majadahonda y Pozuelo. Esta autovía, cuyas obras se han visto retrasadas por un contencioso entre Comunidad de Madrid y los vecinos de la urbanización Monteclaro, estará terminada dentro de dos o tres meses, según el consejero de Transportes, Julián Revenga.

Tras el enlace siguiente, con a carretera de Majadahonda a ozuelo (M-503), se efectúa la unión con el casco urbano de Pozuelo, cuyas obras se termiaron tan sólo hace dos días. El punto más conflictivo de la M-40 oeste, el nudo de El Barrial, no estará totalmente terminado hasta diciembre. Por el momento, los conducto res sólo podrán efectuar dos movimientos: el primero de ellos permitirá a los vehículos que circulen por la carretera de La Coruña procedentes de Villalba incorporarse a la M-40 sur por un único carril -estará pintado- con líneas amarillas, porque es provisional-. El Ministerio de Obras Públicas no podrá construir el definitivo hasta que no se resuelvan los problemas de expropiación de una gasolinera situada en la N-VI, expropiación que corresponde al Ayuntamiento de Madrid.

El segundo movimiento permite a los conductores que. recorran la M-40 oeste acceder a la carretera de La Coruña en sentido Madrid. Sin embargo, los conductores que salgan desde Madrid por la carretera de La Coruña (N-VI) no podrán incorporarse a la M-40. Y los que circulen por la M-40 no podrán salir hacia Villalba por la N-VI.

Hasta que este enlace no esté completo, el nuevo tramo de M-40 no funcionará a pleno, rendimiento. Pese a ello, esta vía será utilizada por unos 80.000 vehículos diarios, según explica Juan Lazcano, director general de Proyectos y Conservación del ministerio. Los conductores de Pozuelo, Majadahonda, Boadilla y demás localidades del oeste madrileño dispondrán de una vía de escape a la carretera de La Coruña, siempre colapsada.

Con la apertura de este tramo, en el que Obras Públicas ha invertido 12.634 millones de pesetas, la M-40 tendrá 50 kilómetros de longitud. Los 18,5 kilómetros restantes, que discurren entre la carretera de La Coruña y la de Barcelona, estarán en servicio en dos etapas.

A final de año se abrirá la conexión entre la carretera de Barcelona y la de Burgos. Un año después, puede estar lista la unión entre la N-I y la carretera de El Pardo, y en 1996 se completará el cuarto cinturón con el polémico tramo que discurre por el monte de El Pardo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de septiembre de 1994

Más información

  • El nuevo tramo une las carreteras de Extremadura y La Coruña