Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Programas polvorientos

Las fiestas de barrio persistenen el fútbol femenino, los concursos de belleza y las exhibiciones caninas

Está claro La modernidad se asusta cuando va de fiesta por Arganzuela, Fuencarral, El Pardo, Carabanchel, Usera y Moncloa-Aravaca.Cinco barrios que ayer, al compás de verbenas y fuegos artificiales, clausuraron sus festejos vecinales con unos programas que mostraron su, capacidad para resistir la embestida del tiempo. Bandas militares, exhibiciones caninas, concursos de belleza y partidos de fútbol entre solteras y casadas.

Son ejemplos de ese sabor añejo que preside los festejos, muchas veces debido a la falta de dinero. Y es que cada uno ayuda en lo que puede.

Por ejemplo, la peluquería María Fernanda, de El Pardo, aportó 5.000 pesetas. "Los comerciantes también se han quejado de que ha sido un mal año", comenta Pedro Albarrán, de la comisión de festejos de El Pardo. "El año pasado una peletería aportó varios abrigos de piel y ahora ninguno. Hemos ido muy justos de dinero para los 10 días de fiesta por Nuestra Señora del Rosario", afirma Albarrán. La Junta Municipal de Fuencarral- El Pardo dio unos dos mifiones de pesetas y la comisión recolectó unas 700.000, entre los merciantes.

Tales cantidades no permitieron contratar a figuras de máxima actualidad. "Al menos hemos, intentado que las orquestas de las verbenas tengan 8 o 10 integrantes para dar más ambiente y que toquen hasta las cuatro de la mañana", explica Luis Bordás, jefe de la Unidad de Servicios Culturales de Fuencarral

Lo que sí sobresale el programa, lleno de concursos infantiles, de de verano y degustaciones gratuitas, es la tarde de fútbol sala entre solteras y casadas. "Suena bastante antiguo, pero se hace desde siempre. Si esta distinción entre mujeres tiene aceptación, no podemos eliminarla", señala Bordás. Nuria y Ángela, de 27 y 29 años, están casadas, pero empezaron a jugar este tipo de fútbol siendo solteras. "Si lo eliminan, lo jugaríamos por nuesra cuenta", dice Nuria. Ángela opina que sta competición despierta morbo: "La gente cree que las casadas somos gordas que no dan pie con bola". Como El Pardo carece de polideportivo, un aparcamiento próximo a la plaza se convierte en campo reglamentario. Esteaño ganaron las solteras cuatro a dos.

La pregonera fue la cantante María Ostiz. "Unos vecinos están muy relacionados con ella.. Resultó ser muy agradable y asequible", comenta Trinidad Montero, directora del Centro Cultural, que destacó del programa la caldereta popular de gamo de El Pardo -"sabroso y tierno"-, que congregó a centenares de personas en la plaza. "Todo se resuelve con ingenio ; y buena voluntad", añade.

El diseño del programa de las fiestas de Arganzuela, que festeja la Virgen de la Melonera, se hizo en una comisión compuesta por amas de casa y jubilados. Los 15 millones de presupuesto se fueron en su mayoría en la contratación de espectáculos musicales para todas las edades: desde El Consorcio hasta Loquillo y los Trogloditas pasaron por el escenario del parque de la Arganzuela.

Las otras actividades no requirieron grandes cantidades de dinero. La exhibición de bomberos, la demostración de los servicios de limpieza del Ayuntamiento y del servicio de ambulancias no supusieron gasto alguno. Tampoco costó dinero la exhibición de la sección canina de la Policía Municipal ni las actuaciones de la banda sinfónica del Ayuntamiento y de la banda de cometas y tambores de la Policía Municipal.

La elección de la reina tuvo este año una patrocinadora de excepción, Mari Carmen Tomero, dueña de una floristería del barrio. Ella, modelo y reina de belleza en su juventud, ha querido apoyar a las jóvenes que aspiraban al cetro de Arganzuela. "Me trae buenos recuerdos" asegura. Mari Carmen reunió los premios para la reina y las damas de honor y la ofrenda flora para la Virgen llamando a sus colegas. En un cajón de su tienda guarda un álbum con las fotos que la acreditaron como una radiante modelo hace 30 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de septiembre de 1994