Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El batallón español se refuerza en Mostar tras el ataque contra el 'alcalde' de la UE

El batallón español de las Fuerzas de Protección de las Naciones Unidas (Unprofor) ha enviado refuerzos a Mostar tras el ataque sufrido ayer por el administrador de la Unión Europea (UE), el alemán Hans Koschnick, en la capital de Herzegovina. Una granada anticarro fue lanzada en la madrugada de ayer, contra el hotel Hero, sede de la administración europea, desde el sector croata de la ciudad. La explosión sólo causó daños materiales, pero afectó al dormitorio de Koschnick, de 65 años y ex alcalde de Bremen, quien se encontraba en otro lugar del edificio.Los cascos azules españoles que vigilan el alto el fuego alcanzado entre croatas y musulmanes en Mostar han sido puestos en estado de alerta y, junto con los policías locales y europeos, investigan las causas del atentado.

El alcalde europeo de Mostar aseguró ayer tras el atentado que no piensa renunciar a su misión. "No cederemos al chantaje; no me considero un hombre valiente, pero sé que quiero continuar mi trabajo", declaró al canal de televisión alemán SAT 1.

Por su parte, el ministro alemán de Exteriores, Klaus Kinkel, exigió ayer al presidente croata, Franjo Tudjman, con quien mantuvo una conversación telefónica, que garantice la seguridad de la administración europea en Mostar. En nombre de los miembros de la UE, Kinkel pidió a Tüdjman que "adopte todas las medidas necesarias para aclarar el incidente y para castigar lo antes posible a los culpables del atentado". Tudjman prometió que tomaría todas las medidas necesarias para aclarar el atentado y se compometió a garantizar la seguridad de Koschnick.

La UE se hizo cargo de la administración de Mostar durante los dos próximos años el pasado 23 de julio, tras el acuerdo logrado en Washington el pasado marzo para la creación de una federación croato-musulmana. La capital de Herzegovina quedó prácticamente destruida en 1992 por los ataques del Ejército serbio, y en 1993 se convirtió en uno de los peores campos de batalla entre croatas y musulmanes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de septiembre de 1994