Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los colonos de los altos del Golán se oponen a la retirada israelí

"La paz, pero manteniendo el Golán". El lema no es nuevo, pero ayer tomó un giro mas determinado cuando nueve colonos judíos se declararon en huelga de hambre para protestar por lo que consideran como "innecesarias y peligrosas concesiones" del Gobierno de Isaac Rabin a Siria.La huelga comenzó al término de un mitin de representantes de los aproximadamente 14.000 colonos judíos, muchos de los cuales se sienten defraudados por el Gobierno laborista israelí. La propuesta de Isaac Rabin para una retirada gradual en los altos del Golán y un período de prueba de tres años seguía ayer situado en el centro del debate en Israel.

La manifestación del viernes por la noche en Katzrín, en el Golán ocupado, dio una pauta de las posibilidades de movilización de los colonos. Sus dirigentes dijeron que intensificarán su oposición a todo paso del Gobierno hacia la devolución de territorio capturado a Siria hace 27 años. El Gobierno de Rabin, por su parte, se declaró ayer alentado por la más reciente actitud siria al respecto.

En medios oficiales se advierte que existe un novedoso "cambio de tono" de la postura del régimen de Damasco. Siria, según dicen funcionarios israelíes, parece estar "preparando a la opinión pública" interna para un arreglo de compromiso con Israel.

Disposición de Siria

El viernes, el presidente sirio, Hafez Assad, reiteró que su país está dispuesto a cumplir con un compromiso de paz, cuando terminen unas eventuales negociaciones que deriven en un acuerdo entre los dos países sobre la cuestión. Pero al mismo tiempo, reiteró que Siria solo podrá hablar de paz con Israel a partir de la retirada total del Golán. A pesar de la explícita advertencia siria, el Gobierno de Rabin ha optado por destacar como sintomático el hecho de que Assad habló de paz con Israel en el discurso inaugural de las labores parlamentarias de Damasco.Uno de los primeros en observar "el cambio" sirio fue el embajador israelí en Washington, Itamar Rabinovich. Según el diplomático, quien a la vez dirige la delegación israelí en las estanpadas negociaciones bilaterales, Assad aparentemente está tratando de preparar el terreno para un arreglo con el Estado judío.

Por su lado, Isaac Rabin, en declaraciones a la radio alemana, volvió a insistir en la necesidad de negociaciones secretas con Siria para hallar una fórmula de solución. Su ministro de Exteriores, Simón Peres, puntualizó, por su parte, que se sentía alentado por el tono general" del discurso de Assad.

"Todos deseamos la paz, pero no a cambio de los altos del Golán. La oferta a los sirios debe ser bien clara: Tendréis la paz, pero no esperéis la devolución de tierras", manifestó uno de los organizadores del mitin del pasado viernes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de septiembre de 1994