Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las revelaciones de El Búho

Un antiguo funcionario mexicano acusa a los 'narcopolíticos' del asesinato de Colosio

El lento curso de las investigaciones sobre el asesinato de Luis Donaldo Colosio ha dado un vuelco en las últimas semanas. Eduardo Valle, El Búho, antiguo asesor de la Procuraduría General de la República (PGR), institución equivalente al Ministerio de Justicia, asegura que una red de narcopolíticos está detrás del atentado contra el candidato del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la presidencia de México.No sólo eso: Valle da nombres y relaciona con esa red al ministro de Transportes y a varios altos funcionarios cercanos al presidente Carlos Salinas.

Valle, líder estudiantil del 68 y ex diputado federal, entró en la Procuraduría el pasado mes de enero de la mano del entonces procurador y actual secretario de Gobernación, Jorge Carpizo. El Búho se dedicó entonces a investigar las mafias, del narcotráfico mexicano-colombianas, en especial el llamado cartel del Golfo, ligado al cartel de Calí y que dirige Juan García Abrego, "máximo introductor de cocaína en Estados Unidos", según dice.

Posición privilegiada

Desde su posición, explica, pudo ver cómo el cartel había extendido sus tentáculos a las esferas gubernamentales, alcanzando a dos personajes clave: al secretario (ministro) de Comunicaciones y Transportes, Emilio Gamboa Patrón, que es responsable no sólo de la red aeroportuaria, sino también de la Policía Federal de Caminos, implicada en la lucha contra el narcotráfico, y a José Córdoba, entonces mano derecha del presidente Salinas y ahora representante de México ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La vía: Marcela Bodenstedt, descrita como una "despampanante" ex agente federal, esposa de un subordinado de García Abrego.También puder ver cómo en el equipo de campaña de Luis Donaldo Colosio, a quien califica de "amigo sólido" empezaban a colarse hombres vinculados al- capo. El Búho decidió solicitar el ingreso en el equipo de seguridad del candidato. No tuvo tiempo. Dos tiros en la cabeza acabaron con su vida en un mitin en Tijuana el 23 de marzo.

Según Valle, Colosio había empezado a dar los pasos para librarse de tan incómoda compañía. Y un supuesto informe confidencial de la CIA, aludido por un diario mexicano, indica que el dirigente priísta estaba decidido, de haber ganado las elecciones, golpear duramente a las mafias del narcotráfico.

Tras el asesinato de Colosio, Valle reunió documentos y, se marchó a Estados Unidos-Animado por la propia Presidencia de la República prestó, el pasado 25 de agosto, una declaración oficial en el consulado mexicano de Washington ante funcionarios de la Procuraduría General, a los que entregó más de 800 fólios.

La reacción de la PGR causó estupor. Según esta institución, no existían "elementos para determinar responsabilidad alguna en contra de los servidores públicos por Valle. El boletín exculpador se emitió el mismo día en que la fiscal especial del caso Colosio, Olga Islas, orgánicamente dependiente de la PGR, recibía los documentos proporcionados por El Búho.

El malestar se extendió en algunos sectores del Gobierno. "Hubeí oposición al pronunciamiento de la Procuraduría porque el presidente ha dejado bien claro que no quería que quedara una sola pista sin seguir y ha insistido en que se mantenga en todo momento la autonomía de la investigación.

El emisor secreto

El boletín resulta contradictorio con la voluntad presidencial. El caso no debía haberse clausurado en estos términos", aseguran fuentes gubernamentales. "La subprocuradora Islas está de acuerdo, por eso sigue analizando la documentación". ¿Que provocó entonces la emisión del boletín? Según el analista Raymundo Riva Palacio, una movilización en rescate de Gamboa encabezada por el ministro de Agricultura, Carlos Hank, dinosaurio del PRI. Una vez más, las guerras entre las familias del PRI resuenan detrás del escenario.

A falta de conocer las pruebas documentales, las acusaciones de El Búho, calificado por igual de "valiente" y "mitómano", se han recibido con ciertas dosis de escepticismo. Algunas de sus afirmaciones son muy frágiles, dicen unos, algunas pistas son falsas, añaden otros, pero todos insisten en la necesidad imperiosa de que se abra una investigación sobre el narcopoder a partir de estos hilos.

El escándalo, según algunos analistas, ha dado en la línea de flotación del Gobierno, donde previsiblemente Salinas deberá introducir modificaciones para salvar su propia imagen. El Búho, por su parte, golpeado por la reacción de la PGR, promete una segunda entrega. Sólo que esta vez los documentos irán destinados a los medios de comunicación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de septiembre de 1994