Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia y China pactan en Moscú dejar de ser una amenaza mutua

El presidente de Rusia, Borís Yeltsin, y su homólogo Chino, Jiang Zemin, buscaron el acercamiento entre sus dos países durante la visita del líder chino a Moscú, dejando de lado los contenciosos no resueltos de sus relaciones bilaterales, entre ellos la demarcación de la frontera en el Lejano Oriente. No obstante, Moscú y Pekín se han comprometido a no ser una amenaza el uno para el otro.

"Asociación constructiva" es la fórmula diplomática que define las relaciones entre Rusia y China en una declaración política firmada por Yeltsin y Jiang Zemin, que compromete a ambos países a no ser una amenaza mutua. Como prueba de ello, y siguiendo el ejemplo ruso-norteamericano, ambos líderes suscribieron un acuerdo a tenor del cual los misiles nucleares dejarán de apuntar al territorio del vecino.La visita de Jiang, un admirador de la cultura rusa que hizo prácticas en la fábrica de automóviles Stalin (hoy Zil) de Moscú en 1955, es la primera que hace un presidente Chino a Moscú en 37 años, desde que Mao Zedong visitó la capital soviética en 1957. Yeltsin estuvo en China en 1992.

Los ministros de Exteriores de Rusia y China, Andréi Kózirev y Quian Quichen, respectivamente, firmaron un acuerdo sobre el tramo occidental de la frontera conjunta, que afecta a 55 kilómetros en la región del Altái y que debe ser ratificado por los parlamentos de ambos Estados, según señaló Itar-Tass. La frontera chino-rusa tiene un total de 4.375 kilómetros y existen contenciosos en varias zonas de su trazado oriental. Un tratado entre la URSS y China firmado en mayo de 1991 por el entonces presidente soviético, Mijaíl Gorbachov, y ratificado por el Parlamento ruso en 1992, prevé que la famosa isla de Damansk, en el rio Usuri, se encuentra bajo la juridicción china, por estar situada en la parte china del curso principal del río. Varias decenas de soviéticos perdieron la vida en los enfrentamientos con los chinos en Damansk en 1969.

Rusia quiere plantear el problema de las islas al ultimar la demarcación fronteriza que se lleva a cabo actualmente. El problema de las fronteras está resuelto "en un 99%", según manifestaba a la agencia Tass citando a un alto funcionario no identificado del Ministerio de Exteriores tras la firma del acuerdo. A este respecto, el presidente Yeltsin manifestó que prácticamente toda la frontera entre los dos países está respaldada jurídicamente por primera vez en las relaciones ruso-chinas.

El líder chino quitó importancia al brusco descenso del comercio bilateral que se ha reducido en un 30% en los primeros seis meses del año. Rusia ocupa el septimo lugar entre los socios comerciales de China, mientras China es el segundo socio comercial de Rusia.

Quian Quichen no descartó la posibilidad de que China realice en octubre próximo una prueba nuclear. Pekin hizo un ensayo nuclear subterráneo en junio pasado y, al parecer, trata de completar una serie de explosiones antes de aceptar una prohibición global que puede entrar en vigor en 1996. El ministro manifestó que China ha sido la potencia nuclear que menos explosiones atómicas ha realizado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de septiembre de 1994

Más información

  • Yeltsin y Jiang Zemin siguen sin resolver sus problemas fronterizos