Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un piloto suicida causó el accidente de un avión marroquí en Agadir

"Desconectó el piloto automático, dirigió el morro del avión hacia tierra" e inició un picado hacia la muerte. El accidente del avión marroquí que se estrelló el domingo cerca de Agadir (al sur de Marruecos), y, en el que murieron los 40 pasajeros y los cuatro tripulantes, "fue debido al deseo del piloto de poner fin a su vida". Este es el resultado de la investigación hecho público ayer tras el análisis de la caja negra del avión. La asociación marroquí de pilotos considera las conclusiones precipitadas.

MÁS INFORMACIÓN

"Mayday, Mayday. El piloto está...". Sofía Fighighi, la copiloto del ATR-42, tiró con todas sus fuerzas de los mandos del avión mientras lanzaba el mensaje de emergencia. Pero su intento fue en vano. El comandante de la nave, Youneff Khayati, de 32 años, estaba decidido a poner fin a su vida y a llevarse por delante a los otros 43 ocupantes de la aer9nave. Diez segundos después, el aparato se estrellaba en las montañas del Atlas, a 35 kilómetros al norte de la turística ciudad de Agadir. No hubo ningún superviviente. La mitad de los 40 pasajeros eran extranjeros: ocho italianos, cinco franceses, cuatro holandeses, el hermano del ministro de defensa kuwaití y su mujer y un alemán. Los restos del avión fueron encontrados esparcidos en un radio de varios kilómetros alrededor del punto de impacto.El presidente de la comisión técnica de investigación y director de aviación civil del Ministerio de Transportes, Mohamed Moufid, afirmó ayer a este diario que no existe ninguna duda de que el accidente fue debido al suicidio del piloto. "Quiero que no haya ninguna ambigüedad", dijo. Y añadió que, en consecuencia, no había "ninguna relación" entre el accidente y el asalto a un lujoso hotel de Marraquech ocurrido el martes al mediodía en el que murieron ametrallados dos turistas españoles.

Oficiales de la dirección general de aviación civil francesa confirmaron ayer los resultados de los investigadores marroquíes. Tras el análisis de las dos cajas negras, los técnicos concluyeron que el accidente "se debió a la voluntad del comandante de poner fin a su vida", para lo cual desconectó el piloto automático y lanzó el aparato contra el suelo.

Las grabaciones han permitido reconstruir las últimas palabras intercambiadas entre el comandante y su copiloto. Según éstas, Figuigui habría manifestado su sorpresa ante las maniobras no reglamentarias que estaba realizando el comandante Khayati. La única respuesta del piloto fue: "Morir, rnorir...".

Un portavoz de la asociación marroquí de personal técnico de navegación, que representa a pilotos, copilotos y oficiales de vuelo, se lamentó ayer de la celeridad con que han sido hechas públicas las conclusiones "preliminares" de la investigación, en las cuales se acusa al piloto de ser el culpable del siniestro. "¿Cómo puede aparecer un ala a varios kilómetros de donde se estrelló el avión si no es porque se desprendió en pleno vuelo?".

El portavoz afirmó que algunos testigos presenciales habían visto cómo un objeto, "un cuerpo o una maleta", salía despedido del avión. "Todo el mundo sabía que una de las puertas del avión no funcionaba", señaló. Sin embargo, el informe de la comisión no ha encontrado, de momento, "ninguna anomalía" en la aeronave.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de agosto de 1994

Más información

  • 44 personas murieron en la catástrofe