Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La compañía de 'Los bellos durmientes' planta a los alcalaínos

El empresario que organiza las fiestas amenaza con denuncias

Alcalá de Henares

El público congregado el martes ante la taquilla del Teatro Cervantes de Alcalá de Henares con la intención de conseguir una entrada para ver la representación de Los bellos durmientes se quedó con las ganas. La compañía de Pedro Larrañaga tenía dos contratos, y el mismo lunes confirmaron la puesta en escena de la obra. Sin embargo, 24 horas antes de la función enviaron un telegrama suspendiendo la representación.

Finalmente, Alfonso Paso sustituirá a Antonio Gala. Se representará el sábado la obra Una mujer particular, de Alfonso Paso. El responsable de la empresa adjudicataria de la organización de las fiestas, Martín González, donará a los refugiados ruandeses la recaudación íntegra.Martín González asegura que los "problemas técnicos" aducidos por la compañía de Pedro Larrañaga para suspender la función son "falsas excusas". "Este señor se ha reído del pueblo de Alcalá y de los aficionados al teatro".. La verdadera razón que baraja González es que la compañía "quiere estrenar en Madrid y no en los pueblos de los alrededores, a pesar de que lo habían solicitado ellos mismos".

El martes, un notario levantó acta de la incomparecencia de la compañía y del incumplimiento del contrato firmado con el representante municipal, quien anunció que reclamará en los juzgados los daños y perjuicios.

El Ayuntamiento tenía programado inicialmente que la obra de Antonio Gala se representara el día 27 de agosto, pero adelantó la fecha cinco días conveniencia de la compañía de Larrañaga, quien firmó un contrato por el que se obligaba a representar Los bellos durmientes en un recinto al aire libre con un aforo de 1.500 personas.

Polémica

La representación de la obra fue polémica desde el principio. La pasada semana, Larrañaga, alegando "problemas técnicos" por ser la representación al aire libre, ya anunció la suspensión. El Ayuntamiento ofreció entonces el Teatro Salón Cervantes, un espacio cerrado y con capacidad tan sólo para 500 espectadores. El cambio de escenario fue aceptado por Larrañaga. Se firmó, según la misma fuente, un nuevo contrato.La sorpresa y la indignación de los responsables municipales aumentó cuándo recibieron un telegrama Firmado por Larrañaga en el que comunicaba la suspensión definitiva de la obra, protagonizada por Eusebio Poncela y Amparo Larrañaga.

"Estaba redactado en un tono chulesco. Nos responsabilizaba de lo que pudiera ocurrir si se publicitaba la obra", explica indignado Martín González, en el que se comunicaba la suspensión definitiva. La indignación del empresario se corresponde también con el estado de ánimo en el Ayuntamiento alcalaíno. La concejal de Cultura, Dolores Pérez, calificó el hecho como de falta de seriedad.

Este periódico no logró ayer localizar a ningún miembro de la compañía, que se encuentra en Bilbao representando Los bellos durmientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de agosto de 1994