El primer carril bici de Madrid no gusta a nadie

El primer carril bici de la región no convence a nadie. Los 50 kilómetros exclusivos para bicicletas que el Gobierno regional ha construido en la autovía de Colmenar están siendo censurados por clubes, automovílistas y grupos políticos. El Grupo Popular ha calificado el arcén para las dos ruedas de "cazaciclistas". Los clubes de la zona norte también están en contra del plan porque "no ofrece más garantías y seguridad para las dos ruedas". Mientras, el director regional de Carreteras, Agustín Herrero, admite que el diseño es una solución intermedia, ya que resultaba imposible tanto hacer una vía independiente como prohibir a los ciclistas que circulen por las carreteras.

La Comunidad de Madrid concluye esta semana las obras del primer carril bici de la región. Los trabajos, emprendidos hace cuatro meses, terminan estos días con la instalación de señales verticales advirtiendo a los automovilistas y con la colocación de pictogramas en blanco en el firme de la autovía de Madrid a Colmenar Viejo, M-607.La Dirección General de Carreteras de la Comunidad de Madrid ha diseñado el primer carril bici pintando de rojo el arcén desde el kilómetro 12 de la carretera de Colmenar, junto al hospital Ramón y Cajal, hasta el cruce de la carretera de Soto del Real, en el kilómetro 37. En total, los cicloturistas disponen de 50 kilómetros, 25 en cada sentido, para circular por esta vía.

Cruces y salidas

En los cruces y salidas y entradas de gasolineras, se han dibujado líneas blancas para que los ciclistas crucen las intersecciones en diagonal. No obstante, el proyecto no estará acabado del todo mientras prosigan las obras del nudo de la carretera radial M-40 en esta autovía. Este tramo y la incorporación a Tres Cantos serán los puntos de mayor riesgo, que las bicicletas deberán superar en su nuevo carril.

En las dos intersecciones citadas, para evitar riesgos a los ciclistas, la Comunidad segregará el carril bici del arcén para evitar el contacto entre, los tubulares y los parachoques.

La Comunidad eligió esta carretera para su primer carril reservado a bicicletas porque constituye la senda tradicional de los cicloturistas de Madrid. El objetivo de la Dirección General de Carreteras es aumentar la seguridad vial del ciclista y poner en marcha 200 kilómetros de estas características en la región. En 1995 se adjudicarán las obras para prolongar el carril de Colmenar hasta Soto del Real, así como para otros 21 kilómetros en cada sentido desde Madrid a San Martín de la Vega (M-301).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los clubes de la zona han criticado duramente la plataforma. Tanto la Unión Ciclista de San Sebastián de los Reyes como el Club Ciclista Alcóbendas y los clubes de Colmenar Viejo, consideran la obra como una chapuza. "Esto que han hecho ya lo teníamos, porque se han limitado a pintar el arcén y están vendiendo el proyecto como carril bici y no es nada nuevo", comentan al unísono. La Unión Ciclista de San Sebastián de los Reyes cree que a los ciclistas no se les puede constreñir a este circuito y que necesitan muchos más kilómetros de carretera para entrenar.

En Madrid hay 158 clubes con 5.500 asociados. Habitualmente, salen los fines de semana por las carreteras unos 3.000. Algunos ciclistas que circulaban ayer y anteayer por ese carril le sacaban muchas faltas. Andrés Gala, de 33 años, comentaba: "No me siento más seguro en este carril porque los coches siguen silbando junto a mi oreja".

Jaime Díaz, un hombre de 21 años que a la semana rueda más de 300 kilómetros, piensa que con este nuevo proyecto los ciclistas no van a tener más garantías a la hora de salir. Para Eugenio Prieto, otro cicloturista de 49 años y propietario de una tapicería, el problema está en superar la M-30 y llegar hasta aquí. Entre los numerosos deportistas consultados, sólo Julio César Fernández, un funcionario de 33 años de Alcobendas, aprobaba la idea: "Está bien porque al menos se preocupan de hacer algo mejor de lo que había y el arcén está limpio".

Carreteras propias

El Partido Popular, a través de su diputado autonómico José María Federico, ha tomado esta semana la estela de críticas y ha comentado: "El Gobierno socialista se ha limitado a pintar el arcén, con lo cual sólo se consigue que los ciclistas circulen por donde ya lo hacían antes y con los mismos peligros". Para el grupo parlamentario popular; los ciclistas necesitan un carril separado del resto.

El director general de Carreteras, Agustín Herrero, reconoce que se ha hecho lo que se ha podido para cumplir el objetivo de proteger la integridad de los ciclistas. "El tiempo nos dará la razón", argumenta. Herrero considera que construir carreteras paralelas es una fórmula inviable, igual que optar por impedir que los aficionados a las dos ruedas salgan a la carretera a entrenar.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS