Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mariano Jaquotot muere víctima de un cáncer

Mariano Jaquotot, vicepresidente primero del Real Madrid, murió ayer en Madrid a los 44 años. Un cáncer, con el que combatió durante poco más de dos meses, fue la causa del fatal desenlace. Jaquotot, economista de profesión, formó parte de la junta directiva de Ramón Mendoza desde que éste accedió al cargo el 24 de mayo de 1985. Estaba considerado como un firme candidato a suceder a Mendoza al frente del Madrid, club en el que trabajó con ahínco hasta el final. Su cuerpo será incinerado hoy en el crematorio de la Almudena (9.30 horas ).

La vida de Mariano Jaquotot y la del Madrid han marchado por caminos paralelos en los últimos 10 años. Su dedicación al Club fue tal que los primeros síntomas de la cruel dolencia, los sufrió en el palco del estadio Bernabéu cuando presenciaba el partido de Liga que enfrentó al Real Madrid con la Real Sociedad. A pesar de las malas noticias que desde el principio facilitaron los médicos, Mariano Jaquotot decidió combatir la enfermedad con espíritu deportivo. "Si he ganado muchos play offs, ¿por qué no voy a ganar éste?", decía.Al frente del Madrid vivió momentos de gloria, pero también otros más complicados. De todos salió airoso. Logró que la sección de baloncesto, de la que se ocupaba personalmente, sobreviviera a pesar de que una fuerte corriente de opinión dentro del club intentará, en varias ocasiones, acabar con ella. También supo permanecer en un discreto segundo plano junto a Ramón Mendoza, a quien profesaba una total fidelidad. Para él su camino hacia la presidencia del Madrid sólo pasaba por la marcha de Mendoza. La desaparición de Jaquotot provocará una amplia remodelación de la junta directiva, ya que muchos de su colaboradores no desean continuar sin él.

Antes de morir Jaquotot logró ver cumplidos algunos de sus sueños: la renovación del equipo de fútbol, la obtención de un nuevo título de Liga para el equipo de baloncesto -el que más ilusión le hizo por las circunstancias que vivía- y el reforzamiento de esta sección, al frente de la cual decidió que estuviera Obradovic.

Su último acto oficial en el Madrid fue la presentación del danés Michael Laudrup. Poco después tuvo que marcharse a Nueva York para ser tratado en el Memorial Hospital. Antes de despedirse lanzó un pronosticó al aire: "Este año ganamos la Liga".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de agosto de 1994

Más información

  • El vicepresidente del Madrid era uno de los aspirantes a suceder a Mendoza