La costa del norte, contra el atún importado

Unas 5.000 personas se manifestaron ayer en Bermeo (Vizcaya), al grito de "No a las volantas y al pescado importado", para exigir la prohibición de las redes de arrastre pelágico y de deriva. A la protesta se sumaron pescadores desplazados desde otros puertos cantábricos. Los manifestantes acusaron de "traición" a los importadores de bonito. Los túnidos pescados con las artes tradicionales que usa la flota española serán identificados, a partir de septiembre, con una chapa especial para favorecer su consumo, según el acuerdo alcanzado ayer por la Secretaría de Pesca Y representantes de las comunidades implicadas en la guerra del bonito. Página 29

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de agosto de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50