ATLETISMO: CAMPEONATOS EUROPEOS

Los reyes de la velocidad

Christie y Privalova confimaron los pronósticos

Christie ganó su tercer título europeo, poco para quien ya es campeón olímpico y mundial. Estaba tan seguro de conseguirlo, que se había hecho una camiseta con la inscripción "3 x oro (Stuttgart, Split y Helsinki)", recordando todos sus triunfos continentales, que alguien se encargó de lanzarle desde la grada, nada más cruzar la meta.Estaba todo tan previsto, que la victoria estuvo desprovista de espontaneidad. Tres salidas nulas (la segunda de Christie) ralentizaron la explosividad de la salida y el tricampeón se limitó a ganar al final, acelerando lo justo y cuando quiso ante los hombres blancos, para llegar a la meta más tarde de lo que él es capaz, en 10. 14 segundos. La próxima semana hará 9.95, o menos, porque para algo le pagan más de cinco millones de pesetas por carrera por ser uno de los hombres más rápidos del mundo. En Helsinki no le daban más que un título; la camiseta era de encargo.

Más información

En cuanto a la prueba femenina, Irina Privalova está alcanzando, en cambio, el protagonismo que en otras temporadas le restan las velocistas americanas. Ganó su primer gran título, aunque sólo continental, pero precisamente en el año que ha realizado una marca fabulosa, 10.77 segundos, que le sitúan como la tercera atleta más rápida de todos los tiempos, tras Florence Griffith. (10.49) y Evelyn Ashford (10.76), ambas ya retiradas, por lo que la victoria de Privalova en los Europeos tuvo el aroma que dejan las mejores corredoras del mundo. En la final, Tarnopolskaya (Ucrania) se había presentado como una rival de categoría por lo mostrado en las eliminatorias; cuando coincidieron en la pista, no existió más que la hierática dama, aunque diera a todas las demás ventaja en la salida. Privalova salió la última y llegó, con diferencia, la primera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de agosto de 1994.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50