Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los juzgados de familia tramitaron el año pasado un 27% más de divorcios

Las parejas madrileñas se divorcian cada vez más. Los jueces de familia tramitaron el año pasado un 27% más de demandas de separación o divorcios que en 1992, y en lo que va de año, la cifra sigue en aumento, según reconoció ayer un magistrado de familia de la plaza de Castilla de Madrid.

En concreto, se registraron 3.379 demandas de separación o divorcio sin acuerdo entre laspartes, frente a las 2.480 habidas en 1992, según refleja la memoria de actividades de la plaza de Castilla correspondiente al pasado año. La infidelidad, los malos tratos y la desatención familiar son las causas que más esgrimen los matrimonios para desunirse.

Las parejas que pidieron, de mutuo acuerdo, la separación o el divorcio fueron, en cambio, 3.568, 64 menos que en 1992. Si en 1993 se produjo un incremento del 27%, en el primer semestre de 1994 la cifra ha experimentado otro claro avance. "La crisis económica, como cuestión subyacente y desencadenante, está detrás de este incremento", opinó ayer uno de los siete jueces de familia que hay en Madrid.

Este magistrado apuntó también un alza de la tasa de conflictividad a la hora de cumplir los acuerdos establecidos.

Por otra parte, la memoria de actividades de los juzgados de Madrid revela también que, durante 1993, los magistrados de instrucción (los que investigan los delitos) restringieron las entradas y registros en domicilios. Así, en el 93 se concedieron 542 autorizaciones, frente a las 739 facilitadas en 1992. Sin embargo, los jueces pincharon más teléfonos (174 el año pasado y 108 en 1992).

También pone de manifiesto el informe el elevado número de denuncias, querellas y atestados (315.000 en 1993, casi 20.000 más que un año antes) que llegan anualmente a la plaza de Castilla y el trajín que soportan los tres juzgados de guardia de la capital: dos para interrogar a los detenidos y uno para las incidencias. Por los calabozos de los juzgados desfilaron en 1993 una media diaria de 60 personas, mientras que el juez de incidencia levantó 571 cadáveres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de agosto de 1994

Más información

  • Los jueces 'pincharon' más teléfonos y restringieron los registros