Los funcionarios de Leganés tienen por fin convenio, tres años después

Tres años de negociaciones y conflictos han sido necesarios para firmar el convenio colectivo de los 1.500 trabajadores que componen la plantilla del Ayuntamiento de Leganés (localidad de 175.000 habitantes). Finalmente, ayer la corporación ratificaba el acuerdo suscrito entre el equipo de gobierno y el comité de empresa, que tendrá vigencia hasta 1995. El texto no supone mejoras salariales significativas. El 75% de la plantilla aprobó el texto y los mayores votos en contra procedieron de los llamados colectivos históricos de la plantilla, como Policía Municipal, bomberos y empleados de la limpieza. El acuerdo modifica el calendario laboral de 180 empleados. La corporación renunció a su pretensión inicial de movilidad, y el comité de empresa, a que se reconozcan mayores retribuciones para esos colectivos históricos.

El pelo pintado

Con ese acuerdo se pone fin a varios años de conflictos. Precisamente hace un año, por estas mismas fechas, los bomberos invocaban a voz en grito a san Fermín para que les ayudase a tener convenio. También la Policía Municipal desarrolló curiosas protestas, como la de imponer 14.000 multas en pocos días o pintarse el pelo durante el servicio con brillantes colores. Además, en las fiestas patronales los trabajadores persiguieron durante todos los actos al concejal de personal, Francisco Toribio, con una burra a la que bautizaron Toribia. Este hecho motivó la protesta formal de la Asociación para la Defensa del Burro (Adebo).Tanto el alcalde, José Luis Pérez Ráez (PSOE), como el presidente del comité de empresa, Eutiquiano Sáez, han manifestado su satisfacción por el acuerdo. Sáez negó que en esta negociación "se haya sacrificado a nadie", en alusión a las reivindicaciones de los colectivos históricos. Los grupos de la oposición también mostraron su satisfacción aunque criticaron la tardanza en conseguir el acuerdo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS