Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juramento por las "criaturas humanas, la utopía y la insumision

El alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, uno de los fichajes más pintorescos de la coalición Izquierda Unida-Los Verdes, volvió ayer a hacer de las suyas. Rompió la disciplina de voto, apareció en la Cámara andaluza con camisa roja abierta hasta el ombligo y juró su cargo "por las criaturas humanas, la utopía y la insumisión".Sánchez Gordillo rompió la disciplina de voto en la primera sesión del Parlamento andaluz. El dirigente jornalero se abstuvo en la votación del vicepresidente primero de la Cámara, el popular Jesús Mancha Cadenas, a pesar de que minutos antes había prometido al líder de la coalición, Luis Carlos Rejón, que se atendría a lo pactado entre PP e IU. Primero negó que se hubiera abstenido; luego comentó que no sabía cómo se llamaba el representante del PP y, finalmente, reconoció que tal vez se le había "olvidado" apuntar el nombre de Mancha en la papeleta de voto: "Todo puede pasar en la vida".

A la hora de prometer su cargo, Gordillo volvió a dar la nota, mientras Rejón giraba la cabeza hacia la otra punta del salón de plenos. Con la mano izquierda apoyada en la cadera y mirando a los fotógrafos, proclamó su compromiso con "las critaturas humanas, la utopía, el pueblo andaluz, la nación andaluza, la insumisión y la libertad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de julio de 1994