Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Clemente

Cuando hay tantas cosas, y tan importantes, que conforman nuestra actualidad, pudiera parecer una frivolidad ponerse a escribir una carta al periódico para comentar sobre fútbol, pero, al fin y al cabo, el evento está presente con toda su intensidad y extensión informativa, y, como aficionado, no puedo sustraerme a la tentación crítica de los comentarios que se vierten en la prensa y tampoco, pienso yo, debe de ser una coquetería, cuando tantos medios despliegan ustedes al respecto.Vayamos, pues, al objeto y objetivo de mi comentario. Tienen ustedes -los medios informativos en general- montada una extraña campaña contra el seleccionador, Javier Clemente, que con el flagrante fracaso ante Corea se ha intensificado sañuda y, a mi entender, inútil y estúpidamente. Me explico: esta campaña viene de tiempo atrás; si produjo recelos su nombramiento o designación en ciertos sectores interesados o tendenciosos escribo siempre de medios de información-, aquéllos fueron adquiriendo una franca animosidad cuando el señor Clemente no se plegó a las conveniencias o preferencias de éstos; empezaron ustedes con la quinta del Buitre en general, y siguieron con el señor Michel en particular. Pero es que en este tránsito han ocurrido algunas cosas: la clasificación para el Mundial, si bien con titubeos al principio, se logró casi brillantemente; el fracaso del Madrid en cuantas competiciones intervino la pasada temporada, en contraste con el éxito del Barcelona, bien que frustrado en la final europea. Ello hace pensar por lo menos en la coherencia técnica del señor Clemente, y eso parece que a ustedes no les hace mucha gracia, y, aprovechando lo de Corea, habida cuenta de la inutilidad de lo de Michel, han cogido el rábano por las hojas de Cañizares, que, claro, ya es portero del Real Madrid.

Yo creo que debieran ustedes dejar trabajar a Clemente y luego, a raíz de los resultados definitivos, lo brean o le dicen Don Javier, porque, desde luego, este señor -Clemente-no es el Karajan del fútbol, pero tampoco la quinta del Buitre es la Quinta de Beethoven precisamente.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de junio de 1994