Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El Estado solidario

En mi calle hay un lugar donde la gente que sólo tiene imaginación pinta, toca la flauta o escribe versos en el suelo para sacar tres duros. Hace unos días, dos policías nacionales echaron a un hombre que pintaba. ¿Quizá amenazaba la seguridad de alguien o de algo? ¿Quizá el que le echó debe justificar la existencia de la institución a la que sirve, su utilidad pública o su propio sueldo? ¿Quizá tocó la fibra del malestar permanente de los que todo tenemos menos imaginación? ¿Quizá era Roldán disfrazado? Al cabo de 15 minutos ya no quedaba nada, sólo cuatro versos escritos en el suelo: "A la sombra de un árbol / me puse a considerar / que pocos amigos tiene / quien poco tiene que dar".-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de junio de 1994