Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Antonio Briva Mirabent, obispo de Astorga

Antonio Briva Mirabent, obispo de Astorga (León), fallecido el lunes a los 68 años, como consecuencia de un infarto de miocardio, será enterrado al mediodía de hoy miércoles en la catedral de la ciudad bimilenaria. La capilla ardiente ha estado instalada en el seminario diocesano de Astorga desde la mañana del lunes. El alcalde, Juan José Alonso, del PSOE, decretó tres días de luto en el mismo momento del fallecimiento de Briva Mirabent. El obispo hubiera cumplido la próxima semana 26 años al frente de la diócesis, que abarca la comarca orensana del Barco de Valdeorras. Desde su fallecimiento, numerosos cargos públicos y de la Iglesia se han acercado a la capilla ardiente.El prelado, que se encontraba tomando su acostumbrado desayuno cuando sufrió el ataque cardiaco, había presidido la víspera una solemne ceremonia eucararística con motivo de la procesión de la Zuiza. Los astorganos pretenden recuperar esta procesión, que constituye un homenaje a la bandera del marqués de Astorga, que participó en la batalla de Clavijo.

Briva, nacido en la localidad catalana de Sitges, que fue ordenado sacerdote en 1950, fue coadjutor de diversas parroquias catalanas antes de ser nombrado rector del seminario diocesano de Barcelona (1964). Briva accedió al episcopado en 1967, haciéndose cargo de la diócesis de Astorga.

Desde que accedió al episcopado, Briva Mirabent ha ocupado diversos cargos relacionados con el diálogo entre las religlones. Así, fue miembro del Secretariado Romano para la Unión de los Cristianos (1968-1977) y presidente de la Comisión Episcopal Española de Relaciones Interconfesionales (1975-1981), a cuya comisión permanecía actualmente adscrito como vocal.

El que fuera obispo de Astorga contaba con una gran preparación intelectual. Desde hace muchos años era un gran fumador de tabaco rubio sin filtro.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de junio de 1994