Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jubilados de Duro Felguera, defendidos por Rodríguez-Vigil, demandan al Estado

Una asociación de 1.300 pensionistas del grupo Duro Felguera ha interpuesto una demanda declarativa de derechos contra dicha empresa y, subsidiariamente, contra el Estado. Este colectivo, que está asistido como letrado por el abogado Juan Luis Rodríguez-Vigil Rubio, ex presidente del Gobierno socialista de Asturias, solicita la constitución de un fondo externo de pensiones o su cobertura mediante póliza de seguros que garantice el pago de las obligaciones vitalicias que la empresa tiene contraídas con los pensionistas.

El ex presidente de Asturias, que dimitió a raíz del fiasco del petromocho, rehace así su vida profesional como abogado y dirige un pleito de los pensionistas de Duro Felguera contra la empresa. Casi doce meses después de su dimisión como presidente del Principado de Asturias -a raíz de que se demostrara la inexistencia de un voluminoso proyecto industrial petroquímico que supuestos intermediarios de capital saudí se habían comprometido a instalar en la región-, el socialista Juan Luis Rodríguez-Vigil se ha reincorporado a la administración en su calidad de funcionario, al tiempo que ha recuperado su antigua actividad como abogado.En condición de tal, asesora jurídicamente, entre otros clientes, al colectivo de jubilados de Duro Felguera, que exigen a la empresa que garantice su fondo de pensiones, de forma que éstas no lleguen a verse afectadas por las dificultades por las que atraviesa el holding. Esta petición, que se produce en un momento difícil para Duro Felguera, ha suscitado preocupación en la empresa e inquietud también en el Gobierno asturiano. "¿Molesta que sea yo el abogado de los 1.300 pensionistas de Duro Felguera? Evidente. Pero la obligación de un abogado es defender a su clientela. Yo no soy abogado de un banco ni estoy en un Consejo de Administración. Soy abogado libre y ya no estoy en política". Juan Luis Rodríguez-Vigil se defiende así de algunas críticas veladas que ha recibido por su intervención en el espinoso asunto de Duro Felguera. "Muchas empresas constituyeron fondos de pensiones para sus empleados en épocas de vacas gordas y se dedicaron luego a jubilar a personal. Hoy", asegura Rodríguez-Vigil, "los jubilados de Duro Felguera cobran el 50% de sus pensiones de la empresa. Ese fondo debe ser garantizado para salvaguardarlo de posibles avatares de la empresa. Jurídicamente es un tema complicado, pero también muy bonito".

La vista del juicio oral se celebra hoy en el juzgado de lo social número 2 de Oviedo. Los trabajadores jubilados de Duro Felguera manifiestan su "inquietud" por el cobro futuro de sus complementos de pensiones, dadas las difíciles circunstancias por las que atraviesa este holding empresarial, en pérdidas desde 1992, y reclaman "la transformación de la actual dotación de la provisión para pensiones realizada por Duro Felguera, en un patrimonio separado, independiente y desvinculado de las responsabilidades contraídas por la empresa en su cotidiano giro comercial, con el objetivo de garantizar la percepción vitalicia e indefinida de sus pensiones o, alternativamente, cualquiera de los sistemas posibles de garantías (aval bancario, aval de sociedad de garantía recíproca, póliza de seguro, ... )".

Responsabilidad de la empresa

El acto de conciliación, celebrado el 14 de abril pasado, concluyó sin acuerdo. La empresa considera que la obligación de abonar complementos de pensiones a aquel personal que lo tiene así reconocido mediante convenio colectivo, está garantizado con los activos del balance del grupo y que "la provisión contable aprobada cumple íntegramente con lo pactado y con lo legalmente exigible por las normas aplicables del derecho de sociedades y del Plan General de Contabilidad".El presidente de Duro, Javier Ruiz-Ogarrio, declaró que "no existe disposición legal que obligue" a lo que los pensionistas demandan y agregó que "Duro Felguera está cumpliendo sin demora todas sus obligaciones con los pensionistas y lo seguirá haciendo". Por su parte, el letrado de los demandantes, Juan Luis Rodríguez-Vigil, recuerda que "una parte relevante del capital con cargo al que perciben sus complementos de renta los jubilados es suyo, dado que se trata de los importes de las indemnizaciones por despido y extinción de contratos a que tenían derecho" y que fue entregado por ellos a la compañía con el fin de "cooperar así en la financiación del sistema de prestaciones de previsión acordadas en los convenios colectivos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de junio de 1994

Más información

  • El ex presidente asturiano pide que se cree un fondo externo de pensiones