Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alavedra renuncia en favor de Roca a competir por la alcaldía de Barcelona

El consejero de Economía, Macià Alavedra, ha tirado la toalla en las primarias de Convergència Democrática para designar el candidato a la alcaldía de Barcelona y, en consecuencia, ha despejado el camino hacia la elección del secretario general del partido, Miquel Roca, para competir el próximo año con el socialista Pasqual Maragall. Alavedra, que ha mantenido en los últimos 10 días al menos tres conversaciones -dos después de las elecciones europeas- sobre esta cuestión con el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, se muestra poco dispuesto a una pugna partidista que sin duda le debilitaría en la política catalana, en la que aparece como el número dos del Gobierno autónomo.De los dos candidatos con más probabilidades de competir por la alcaldía, el primero en descubrir sus deseos públicamente fue el propio Alavedra. Días después le siguió Roca.

Alavedra justifica ante sus allegados su renuncia por considerar que sería inviable mantener la candidatura al postularse Roca de una manera reiterada, lo que ha hecho que Jordi Pujol lleve camino de aceptar resignadamente las aspiraciones de su sempiterno negociador en Madrid. Parece probable que, a partir de ahora, se inicien las conversaciones entre Pujol y Roca para fijar las garantías que el segundo está dispuesto a dar al primero respecto a no hacer una candidatura "exclusivamente a su medida".

Nada de esto se decidirá muy probablemente de forma inmediata ya que Pujol quiere conocer a fondo todos los movimientos en la política española antes de decidir qué piezas suyas tiene que mover. A Alavedra le ha propuesto ser en las próximas elecciones generales el recambio de Miquel Roca, opción que aquél ha acogido con poco entusiasmo.

El presidente de la Generalitat quiere que Roca abandone su papel de principal interlocutor nacionalista en Madrid si opta a la alcaldía de Barcelona e incluso se plantea a medio plazo el nombramiento de un nuevo secretario general del partido. También desea un compromiso de éste a quedarse en el Ayuntamiento de Barcelona como concejal si no gana la alcaldía a Pasqual Maragall. La primera condición no parece difícil que sea aceptada por Roca, que recientemente ha comentado que si el PP llega al Gobierno no se ve con ánimo de iniciar una relación con este partido tan fluida como la que ha mantenido con el PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de junio de 1994