Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiebre del Lega esta de moda

Si el equipo vence hoy al Hércules, centenares de seguidores celebrarán la permanencia en Segunda, lo que hace del fútbol un fenómeno social en el municipio

Si el Club Deportivo Leganés consigue hoy derrotar al Hércules -o si empata o pierde, pero los resultados de sus rivales le resultan favorables-, se organizará espontáneamente en el municipio una fiesta similar a la de hace un año cuando, contra todo pronóstico, logró ascender en el encuentro frente al Elche.

De la permanencia del equipo en Segunda División depende en buena parte el futuro de ese fenómeno social que ha supuesto el fútbol en este municipio. Los colores blanquiazules se han puesto de moda, el Lega ha sido la estrella de Segunda en Madrid; y Leganés, al menos deportivamente, se ha desembarazado de ese estigma de ciudad satélite de la capital. En las tertulias futbolísticas madrileñas este año no se ha hablado tan sólo del Real Madrid, el Rayo o el Atlético.

De los 178.000 vecinos del municipio, muchos han descubierto esta temporada al club, pese a que cuenta con 67 años de antigüedad. La atención de los medios de comunicación y las retransmisiones de Telemadrid de los encuentros han sido factores determinantes de este fenómeno, que puede adormecerse si se pierde la categoría.

Nadie le niega al Lega su imagen popular y simpática, a la que han ayudado un escaso presupuesto, el carisma de su entrenador, Luis Duque, y la entrega de sus jugadores. Algunos le comparan con el Deportivo en Primera División.

Jesús Cortés, subdirector de El Informativo y decano de la prensa deportiva local, asegura que el municipio ha vivido siempre condenado a estar eclipsado por la capital. "Jugar con equipos como el Español o el Betis eleva desde el plano deportivo a Leganés a la categoría de grandes ciudades como son Barcelona o Sevilla", añade Jesús Cortés. Luis Duque, el carismático entrenador del club pepinero, ha defendido siempre el binomio ciudad-club. En su opinión, "el pueblo se merece que el Lega esté en Segunda".

Malos momentos

Para el alcalde, José Luis Pérez Ráez, del partido socialista, el binomio, ha dado beneficios mutuos. El explica que el club se ha convertido en referencia común para todos los barrios, y que la afición le ha respondido apoyándole hasta en los momentos más difíciles. De ésos ha habido muchos esta temporada, como el mal encuentro frente al Murcia, la goleada a domicilio que le propinó el Badajoz, el apagón en el campo durante un encuentro o el cierre del estadio Municipal en dos ocasiones.Sin embargo, los seguidores no se han quejado nunca. La peña CF Leganés, la única con la que contaba el club hasta esta temporada, quiere que los aficionados "animen al equipo hasta la muerte" esta tarde. Como en Mérida, adonde el pasado fin de semana se desplazaron 400 seguidores del Lega.

Jesús Díaz, vicepresidente de la peña, teme que el Leganés pierda muchos de los 300 nuevos socios si desciende de categoría. "Los que éramos socios antes no nos vamos a borrar suceda lo que suceda", concluye.

Fue precisamente a uno de los socios de esta peña, Mariano Sánchez Maroto, a quien se le ocurrió hace dos años que el club debía tener un himno. El mismo compuso la letra y otros dos vecinos de la localidad, óscar Núñez y el cantautor Regino, se encargaron de la música y la voz. El estribillo cuenta: "El Leganés, el Leganés / ha jugado con mucha fe. / El Leganés, el Leganés, / donde quiera que se encuentre / allí estaremos presentes / para gritar el Leganés, el Leganés". El himno ha empezado a hacerse popular este año en el campo.

El club cuenta sólo con 119 millones de pesetas de presupuesto anual: "Una propina para otros equipos", señala Desi, el, socio del Lega que se encarga del marcador y que pasó su peor momento colocando los goles del Badajoz. Con tan poco dinero, el Lega vive de la cantera (la despensa, como la llama el presidente, Jesús Polo), y ésa parece estar bien surtida.

De la plantilla actual, la mitad de los jugadores nacieron en el municipio, y muchos partieron desde alevines de la mano de Luis Duque, "el educador de futbolistas", como lo llama el alcalde. Ése es el caso de Vivar -que la próxima temporada jugará en el Tenerife-, Chuso, Juanma, Barcia y Pizarro: la llamada quinta del Duque.

Mucha afición

Leganés cuenta con 542 equipos de fútbol. Además, desde el Mundial de España de 1982 se celebra en la localidad El Pepinito, un mundial de clubes infantiles. En la séptima edición de este mundial infantil, que comenzará el próximo día 4 de junio, participarán más de mil niños. A excepción de la capital, Leganés es el único municipio de la región con dos equipos en categoría nacional, los pepineros y los pepinillos del Legamar, que acabó en la octava posición de la Tercera Regional.En lo que se refiere a la repercusión económica del éxito futbolístico, sólo el club ha obtenido ingresos extras con el ascenso a Segunda División. El traspaso de Vivar al Tenerife le reportará 25 millones, por no mencionar el incremento de socios y taquilla. Al no existir hoteles en Leganés, los clubes visitantes se han alojado en los de la capital.

Salvo excepciones, como el Betis o los equipos extremeños, tampoco ha habido desplazamientos masivos de seguidores. Para recordar un desembarco importante en el municipio, los aficionados del Lega se remontan al encuentro frente al Elche en junio del año pasado.

Hoy se confía, en revivir ese triunfo. Si se consigue, la sede del Ayuntamiento de Leganés abrirá sus puertas a los vecinos, habrá baño obligado en la fuente de la plaza de España y seguro que llegarán algunas sorpresas más. Las banderas blanquiazules están preparadas.

Leganés-Hércules. Hoy, a las 19.00, Municipal. Entradas: 2.000; mujeres, 1.000; niños, 500.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de mayo de 1994